La Unió denuncia los ataques franceses al vino español

Los franceses vacían cisternas de vino de caminones españolesLos franceses vacían cisternas de vino de caminones españoles

La Unió de Llauradors manifiesta su repulsa e indignación ante el boicot a los productores de vino españoles. En señal de protesta por los bajos precios de vinos importados de España, más de un centenar de viticultores franceses se agolparon a diez kilómetros de la frontera con los Pirineos Orientales bloqueando el tráfico y vaciando, total o parcialmente, el contenido de cinco camiones cisterna cargados de vino procedentes de España. Estos ataques no es la primera vez que se dan contra productos españoles sin que, hasta ahora, se hayan adoptado medidas para evitar que se repitan. La organización reclama una reacción contundente del Ministerio de Agricultura español y la intervención de las autoridades comunitarias para que obliguen al Gobierno francés a perseguir y erradicar este tipo de comportamientos.

La Unió condena la gravedad de este hecho y reclama, con urgencia, encontrar una fórmula para que “estas acciones de vandalismo no se vuelvan a repetir”. “Nosotros podríamos hacer lo mismo con su leche, que entra en nuestro país a un precio sospechosamente bajo y poco acorde con la situación real del mercado francés”, afirman desde la organización agraria.

Asimismo, la asociación, ante los hechos acaecidos en la frontera, reclama mayores medidas de seguridad y control y una respuesta por parte de los gobiernos tanto francés como español. Además, consideran que las autoridades comunitarias deben obligar a los estados miembros de la Unión Europea a impulsar el respeto a las elementales normas de convivencia. “Estamos cansados de que Francia sea la niña bonita de la UE y que se transija con la reiteración de estos ataques”, manifiestan desde La Unió.

Por otra parte, la organización considera que “actos injustificables como éste” se evitarían con un funcionamiento equilibrado de la cadena alimentaria y con medidas efectivas contra las prácticas comerciales desleales de la industria y la distribución, que son “las que manipulan los mercados internos y de exportación y acaban llevando a los agricultores y ganaderos a situaciones angustiosas”.