La ruta ‘Els Camins de la Seda’ recorre el patrimonio vinculado a este tejido

Muestra de la elaboración del tejido de la seda en un tallerMuestra de la elaboración del tejido de la seda en un taller

La historia de Valencia está muy relacionada con la seda. Desde las moreras para la cría del gusano que produce este largo y fino hilo hasta los talleres artesanales para su elaboración textil, pasando por la Lonja, el Palacio Tamarit o el Colegio del Arte Mayor de la Seda. Además de en estos edificios emblemáticos, en la ciudad encontramos numerosas referencias vinculadas a la fabricación de este tejido, desde indumentaria expuesta en los museos o pinturas cuyos personajes representados aparecen vistiendo lujosos tejidos de seda, hasta antiguas casas obrador que se dedicaban a la confección textil, pasando por la “historia viva” que se mantiene en el barrio de Velluters.

Para dar a conocer este importante legado, que sigue vivo en los ricos tejidos de los vestidos de fallera, CaminArt retoma este sábado 15 de octubre la ruta “Els Camins de la Seda”, que puso en marcha por primera vez a finales de junio tras la rehabilitación y apertura como museo del Colegio del Arte Mayor de la Seda.

De hecho, el punto principal de esta ruta es la visita al citado colegio, sede del gremio de velluters, un nuevo atractivo cultural y turístico de gran relevancia para la ciudad. Se trata del mejor lugar para descubrir el arte de la seda, gracias al amplio patrimonio conservado, bocetos, cartonajes, espolines y tejidos; además de paneles cerámicos y murales de gran valor artístico. Un obrador sedero, con telares y utensilios propios del oficio, recrea el modo de trabajar del siglo XVIII.

Gran parte del recorrido transcurre por las calles del barrio de Velluters, centro de la actividad sedera, donde pueden encontrarse importantes referencias a esta industria. También destaca el Palacio Tamarit, antigua casa familiar de maestros y empresarios sederos del siglo XVIII, que ascendieron desde las capas sociales más humildes hasta el rango nobiliario gracias a este negocio. Del Palacio sobresale el escudo nobiliario familiar en piedra, sobre el dintel de la portada, en el que se puede distinguir la figura de una rueca o telar de seda.

La actividad de la sedería se realizaba en los pequeños talleres instalados en las mismas casas, donde se colocaban los telares para la actividad textil. En el barrio tan sólo han quedado algunos ejemplos de estas antiguas casas taller.

Existen otras referencias más recientes, que se mostrarán en la visita, como el mural de la plaza de la Botxa, el más grande de Valencia. Promovido por las asociaciones del barrio, representa el pasado de Velluters vinculado a la seda. Esta no es la única acción que refleja que los orígenes sederos aún siguen muy presentes entre el vecindario, ya que actualmente las asociaciones vecinales y culturales del barrio organizan una recreación teatral, que finaliza en la plaza del Pilar con el encendido de la tradicional hoguera, recordando el Motín de Velluters, la revuelta de los trabajadores de la seda que tuvo lugar el 21 de enero de 1856 como consecuencia de la grave crisis económica del sector.

La ruta tiene también parada en la Lonja, único edificio de la ciudad declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y que representa mejor que ningún otro el esplendor del comercio y de esta industria en Valencia a partir del siglo XV. Entre sus muros se formalizaban las principales transacciones comerciales entre los mercaderes. Parte de la financiación para su construcción fue aportada por el Gremio de Velluters.