La sede de Vicepresidencia acoge una exposición fotográfica para conocer la situación de los refugiados

La sede de Vicepresidencia acoge una exposición fotográfica sobre Lesbos y Leros para conocer la situación de los refugiados

El Palau dels Català de Valeriola, sede de Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, acoge desde esta semana una exposición fotográfica que da cuenta del viaje que realizó una delegación del Gobierno valenciano, encabezado por la vicepresidenta Mónica Oltra a las islas griegas de Leros y Lesbos el pasado mes de febrero. Las imágenes fueron tomadas por los integrantes de la expedición.

El acceso al patio gótico del edificio está abierto al público desde el mes de agosto, en consonancia con la voluntad, expresada por la vicepresidenta, de “abrir las puertas de la institución a todos los colectivos”. Durante la estancia de dos días de los representantes del Consell, se mantuvo contacto con las autoridades locales y regionales, y se firmaron sendos acuerdos declarativos de cooperación, con la intención de poner de manifiesto la voluntad del Gobierno valenciano de acoger a personas refugiadas que llegan a la zona huyendo de la guerra.

De esta manera, la exposición recoge impresiones de los campos de refugiados en Leros, como el centro de identificación de Pipka, o las instalaciones de acogida organizadas por ACNUR y Médicos Sin Fronteras. También muestra las embarcaciones con las que miles de personas pueden llegar cada día a estas islas, la precariedad de los materiales o los chalecos salvavidas, cuya función pusieron en duda los propios voluntarios durante su encuentro con la vicepresidenta Oltra.

Las instantáneas que se reproducen en la muestra dan cuenta también de la vida en el campo de Moria (Lesbos) o los que gestionan los voluntarios y ONG como Better Days (Lesbos), la ropa tendida, secándose al sol, después de la travesía o la inocencia de los más pequeños que, envueltos en un viaje que se cobra centenares de vidas, se dedican a pintar y jugar en estos centros.

Así, el patio gótico del edificio alojará durante unas semanas algunas historias reales que ilustran el día a día de las personas que han abandonado su país, huyendo de la guerra y a las que les ha tocado vivir el “mayor drama humanitario que ha sufrido el continente europeo desde la Segunda Guerra Mundial”, como ha remarcado la vicepresidenta en reiteradas ocasiones. Desde comienzos de 2016, más de 194.000 personas refugiadas han cruzado el mar Mediterráneo intentando llegar a Europa. De estas, se calcula que aproximadamente unas 1.475 han perdido la vida intentándolo, según la Organización Internacional para las Migraciones.