Algunos modelos de Mercedes, BMW y Peugeot consumen alrededor de un 50% más de combustible que los resultados oficiales

Algunos modelos de Mercedes, BMW y Peugeot consumen alrededor de un 50% más de combustible que los resultados oficialesAlgunos modelos de Mercedes, BMW y Peugeot consumen alrededor de un 50% más de combustible que los resultados oficiales

Algunos modelos de Mercedes, BMW y Peugeot consumen alrededor de un 50% más de combustible que los resultados oficiales. Coches nuevos, como el Mercedes A, C y Clase E, BMW Serie 5 y Peugeot 308, ahora están tragando alrededor de 50% más de combustible que sus resultados en las pruebas de laboratorio, según el informe sobre nuevos resultados sobre la carretera compilado por Transport & Environment (T & E) revela . La brecha entre los datos oficiales y los resultados en el mundo real que se encuentran en muchos modelos de automóviles ha crecido tanto que no se puede explicar a través de factores conocidos como las manipulaciones de las pruebas.Mientras  en las pruebas de economía de combustible no se usan  ‘dispositivos de desactivación’ , similares al utilizado por Volkswagen, los gobiernos de la UE deben extender la búsqueda de dispositivos manipuladores a pruebas de CO2 y a los automóviles de gasolina también.

La brecha entre los resultados de las pruebas oficiales de las emisiones de CO2 / consumo de combustible y el rendimiento en el mundo real se ha incrementado un 40% de promedio en 2014  según T & E 2015 Mind the Gap Report, que analiza el consumo de combustible en la carretera por los automovilistas y pone de relieve los abusos por parte de los fabricantes de automóviles de las pruebas actuales y el fracaso de los reguladores de la UE para cerrar las lagunas. T & E dijo que la brecha se ha convertido en un abismo y, sin acción, es probable que crezca un 50% de promedio en 2020.

Mediante la explotación de lagunas en el procedimiento de prueba (incluyendo las diferencias conocidas entre conducción y simulaciones de laboratorio del mundo real) los coches convencionales pueden emitir hasta un 40-45% más de emisiones de CO2 en carretera de lo que se mide en el laboratorio. Pero la brecha promedio entre los resultados de las pruebas y la conducción del mundo real es más del 50% para algunos modelos. Los coches de Mercedes tienen una brecha promedio entre la prueba y el rendimiento real de 48% y su nuevo A, modelos de clase C y E tienen una diferencia de más del 50%. La serie 5 de BMW y Peugeot 308 están justo por debajo del 50%. Las causas de estos grandes desviaciones tienen que aclarar lo antes posible. En Estados Unidos la EPA ya ha puesto en marcha las pruebas en condiciones reales de carretera y las nuevas camionetas de GM son las primeras sometidas a estas pruebas.

Las pruebas de laboratorio distorsionadas están costando un automovilista tipo cerca de 450€ por año en costos de combustible adicionales en comparación a lo que afirman los materiales de marketing o catálogos de los fabricantes de automóviles, según el informe. Pero los fabricantes de automóviles continúan para tratar de retrasar la introducción de una nueva prueba (WLTP) que se incluirá en 2017.

Conductores engañados, engaño a la ley

En los últimos tres años no ha habido una mejora en la economía de combustible de los nuevos vehículos en  carretera. Sólo Toyota habría cumplido con su objetivo de 2015 sin explotar las flexibilidades de prueba mientras que todos los demás fabricantes de automóviles más importantes han alcanzado sus límites legales a través de la explotación de las lagunas de la prueba.

Los automóviles son responsables del 15% de las emisiones totales, por medio del consumo de combustible, de CO2 de Europa y son la mayor fuente de emisiones en el sector del transporte. Las primeras normas obligatorias de la UE sobre las emisiones de carbono requieren los fabricantes de automóviles limitar su vehículo medio a un máximo de 130 gramos de CO2 por kilómetro en 2015, y 95 g para el año 2021.