Consejos de seguridad en la carretera para la nieve y viento fuerte

Consejos de seguridad en la carretera para la nieve y viento fuerteConsejos de seguridad en la carretera para la nieve y viento fuerte

Consejos de seguridad en la carretera para la nieve y viento fuerte. La nieve, el hielo, la calzada deslizante por la lluvia junto al frío son factores de riesgo a tener en cuenta cuando se tiene previsto desplazarse en coche, puesto que pueden provocar que se pierda el control del vehículo, patinazos en frenadas o incluso la falta de adherencia.

Se recomienda que se respeten las normas, se circule con precaución, se adapte su conducción a las circunstancias de la vía, se eviten los desplazamientos bajo estas condiciones y se prevea el recorrido con antelación, consultado el estado del tráfico, las carreteras y la previsión del tiempo.

– EL VEHÍCULO AL SALIR A LA CARRETERA.

Es necesario comprobar los niveles de líquidos, con especial atención al anticongelante. Además, los frenos, la dirección y la batería, así como el dibujo de los neumáticos, deben estar en perfecto estado. No hay que olvidarse de las cadenas o los neumáticos de invierno si la conducción va a ser por zonas montañosas o con riesgo de nieve además del resto de elementos necesarios en caso de avería: triángulo de emergencia, chaleco reflectante, gato, correas, herramientas, juegos de luces y fusibles de repuesto.

– ANTES DE SALIR A LA CARRTERA.

Programar el viaje antes de salir, informarse del estado del tráfico, la meteorología y llevar números de asistencia y emergencia son acciones útiles para mantener la seguridad en todos los trayectos y evitar o saber solventar posibles incidentes. Asimismo, el RACE recomienda que no se establezcan horas de llegada y que se estudie el trayecto, ya que en caso de retención prolongada por nieve se podrá buscar una ruta o paradas alternativas.

– CUANDO SE ESTÁ EN RUTA EN LA CARRETERA.

Hay que evitar las zonas arboladas en los laterales de la carretera, ya que puede haber hielo, por ello se tiene que adecuar en todo momento la velocidad a la zona de visibilidad y la adherencia del suelo. Aumentar las paradas en viajes largos, eliminar el vaho de los cristales y evitar los adelantamientos con climatología adversa son otras de las medidas que recomienda el RACE.

Además, es necesario, si se va a conducir de noche, la revisión y limpieza de los faros. Si el asfalto es deslizante habrá que actuar con suavidad al volante, utilizando marchas largas si la adherencia disminuye. En caso de inmovilización por una fuerte nevada hay que aparcar dejando la vía libre a las máquinas quitanieves, apagar el motor y no salir del vehículo si no existe un refugio cerca. Asimismo, será conveniente disponer de combustible suficiente para tener más tiempo de calefacción en caso de emergencia.