El RACE se muestra a favor de mejorar la seguridad infantil, pero pide reducir el IVA “de lujo” en la compra de las sillitas

El RACE se muestra a favor de mejorar la seguridad infantil, pero pide reducir el IVA "de lujo" en la compra de las sillitasEl RACE se muestra a favor de mejorar la seguridad infantil, pero pide reducir el IVA "de lujo" en la compra de las sillitas

El RACE se muestra a favor de mejorar la seguridad infantil, pero pide reducir el IVA “de lujo” en la compra de las sillitas. El RACE considera que las sillas infantiles son la mejor manera de reducir el peligro de lesiones ante un accidente, por lo que no debería ser gravado como un artículo de lujo.

En el año 2013 fallecieron 46 niños entre 0 y 14 años como consecuencia de un siniestro de tráfico en España, dejando 410 heridos graves y 5.502 heridos leves. Por tipo de vía, de los 46 niños muertos, 15 se produjeron en zona urbana, y 31 en carretera. Y por tipo de accidente, seis de los fallecidos eran conductores de bicicleta, 25 eran pasajeros de un vehículo (el 20% no llevaba un SRI), y 17 eran peatones. En la última década entre 2004 al 2013 han muerto 851 niños entre 0 y 14 años por accidente de tráfico, y 5.811 heridos graves.

Mejorar la seguridad infantil debe ser una prioridad en las políticas de prevención de accidentes, ya sea estableciendo nuevas normas de uso, como la que hoy entra en vigor, o mejorando la formación de los padres, ya que el 90% de los responsables de la seguridad de los niños en el vehículo desconocen la existencia de nuevas normas de homologación, como el sistema I-Size, o solo el 15% de los conductores conocen las nuevas normas que afectan al legislación que se aplica en el uso de las sillas y su colocación en el vehículo, según el Observatorio de Conductores DUCIT.

Una silla de retención para niños reduce hasta en un 75% el riesgo de lesiones en caso de un accidente. La fuerza de impacto de un niño que pese 20 kilos y viaje en un vehículo a 50 km/h sin un sistema que lo retenga equivale a 32 veces su peso, o lo que es lo mismo, impacta con una fuerza de 640 kilos. Los daños que le puede provocar este golpe podrían equipararse a una caída libre al vacío desde un tercer piso. Una silla le retiene al coche, y le protege de impactos interiores.

Para mejorar la seguridad, cada año se van mejorando las pruebas, los análisis y las evaluaciones de las sillitas, como las que realizan los clubes automovilísticos y con la que se someten a pruebas más exigentes a los productos de venta en el mercado. Pero ¿qué sucede si los padres no pueden acceder a una silla de protección infantil? A la posible sanción de 200 euros y 3 puntos de retirada del carné de conducir, se le suma el riesgo. Por este motivo, el RACE considera que proteger a los niños en un coche no debería ser un lujo, y por lo tanto, no creemos que gravar estos sistemas con el IVA más alto mejore e incentive su compra, y por lo tanto su uso. Otros países, como Portugal, así lo consideran, y gravan con el IVA reducido del 6% la compra de sistemas de retención infantiles.

A la hora de adquirir un SRI, el comprador tiene que informarse de la oferta existente en el mercado tanto de modelos como de características de seguridad. Una vez que se haya tomado la decisión de comprar de un modelo es muy importante que se acceda al punto de compra con el vehículo y el niño con el fin de conocer de primera mano la instalación del SRI de una manera correcta para que en caso de necesidad nos pueda dar todas las características de seguridad para la cual ha sido diseñada, y que el niño esté cómodo en el asiento que utilizará para sus desplazamientos, recordando que estos deben ir sin abrigos para que los cinturones de seguridad sean lo más efectivo posible evitando las holguras.

Adaptación de la norma europea y nuevos criterios de uso

Con la entrada en vigor del Real Decreto 667/2015, se adapta la legislación internacional a los nuevos criterios de homologación, como es el Reglamento CEPE /ONU 129, e incorpora la obligatoriedad de llevar a los niños con estatura igual o inferior a 1,35 metros en las plazas traseras, lo que mejora su seguridad en caso de impacto. Se establecen tres excepciones, como que el vehículo no disponga de plazas traseras, que ya se encuentre ocupados por niños en las mismas condiciones o no se puedan instalar todos los sistemas de retención. También se regula la exención de utilizar silla infantil en taxis cuando el recorrido sea urbano, aunque siempre se ubicará al menor en las plazas traseras.