Los fabricantes japoneses se unen en favor del coche eléctrico

b_0_0_0_00_images_articulos_2014_06_junio_18_mitsubishi_fotos_mitsubishi_02b_0_0_0_00_images_articulos_2014_06_junio_18_mitsubishi_fotos_mitsubishi_01  

Con la creación de la empresa Nippon Charge Service se mejorará la recarga de vehículos eléctricos. Honda Motor Co., Ltd., Nissan Motor Co., Ltd., Toyota Motor Corporation y Mitsubishi Motors Corporation han llegado a un acuerdo para formar conjuntamente la empresa Nippon, con el objetivo de promover la instalación de cargadores para vehículos eléctricos (PHV, PHEV, EV) y crear una red de recarga que ofrezca una mayor comodidad a los conductores en Japón.

La nueva compañía promoverá la instalación de cargadores, por el bien de los usuarios y para ampliar el uso de vehículos eléctricos, además se espera que las industrias relacionadas con el sector también se beneficien. El Bank of Japan Inc (DBJ) apoyará el esfuerzo conjunto de los cuatro fabricantes de automóviles mediante la creación del “Fondo para la Competitividad Japonesa”.

El vehículo eléctrico está jugando un papel muy importante en la política energética de la próxima generación. El 12 de noviembre de 2013, Toyota, Nissan, Honda y Mitsubishi anunciaron conjuntamente un plan para ayudar financieramente a las empresas de instalación de estaciones de caga, a partir de ese momento les llegaron multitud de solicitudes y empezaron a analizar las ofertas de potenciales proveedores de este servicio.

Este programa está dirigido a las instalaciones de recarga que tengan un gran valor público en los planes de desarrollo de la siguiente generación de infraestructura de recarga, los cuales han sido delimitados por el gobierno y autoridades locales. Los puntos de carga se instalarán en lugares clave, como por ejemplo centros comerciales, viviendas, hoteles, zonas de aparcamiento o en determinadas rutas de carreteras transitadas. Nippon Charge Service gestionará los cargadores y los instaladores de las estaciones de recarga serán invitados a participar en la red de infraestructura operada por la nueva empresa.

A través de la nueva empresa, los cuatro fabricantes proporcionarán a los propietarios de automóviles una tarjeta de carga universal. El sistema estará en funcionamiento a finales de año y permitirá un acceso cómodo a los cargadores operados por la empresa recientemente fundada. Gracias a esta iniciativa, alentada también por las ayudas del gobierno, será mucho más fácil recargar los vehículos eléctricos, por lo que conseguirán mayor aceptación dentro de la sociedad.