Rallye de Argentina: por un puñado de segundos …

El Rallye de Argentina ha sido ganado a menudo por un estrecho margen de tiempo: 2,4 segundos en 1999 y 2011, 4 segundos en 2002, 6 segundos en 1994… ¿Qué pasará este año?.

Hace 20 años, Didier Auriol (Toyota Celica GT Four/Michelin) batió a Carlos Sainz (Subaru Impreza 555) por 6 segundos. Durante mucho tiempo fue una de las menores diferencias habidas en la llegada de un rallye del Mundial, después del Sanremo de 1976 (4s entre Waldegard y Munari), el Sanremo de 1989 (5s entre Biasion y Fiorio), y el Monte-Carlo 1979 con 6s entre Darniche y Waldegard.

« Estábamos empatados en la salida de la última especial », recuerda Bernard Occelli, copiloto de Didier Auriol. « Didier me dijo: tengo miedo de acabar 2º. Yo le respondí: ¡yo también!. Sudamos mucho, pero lo conseguimos. Esperamos a Carlos en la meta que no abrió la boca ya que captó lo que había pasado. »

En 1999, la llegada del Rallye de Argentina fue memorable con dos pilotos de Subaru separados por 2,4s. El plácido Juha Kankkunen fue declarado vencedor después de haber ignorado supinamente las consignas del patrón David Richards, delante del británico Richard Burns que, furioso, creía haber ganado el rallye justo en la última especial en Santa Rosa de Calamuchita… ¡El podio fue todo un poema!.

La misma diferencia de 2,4s se registró en la llegada de la edición 2011 entre Sébastien Loeb y Mikko Hirvonen, un fin de carrera que quedará en los anales del campeonato. El líder Sébastien Ogier se había salido a dos tramos del final, se encontraba sin dirección asistida. En la salida de la última especial, Loeb e Hirvonen estaban a 3,3s y 5,7s de Ogier. La victoria fue para Sébastien Loeb por 2,4s delante del finlandés.

El Rallye de Argentina 2002 también fue bastante raro. Carlos Sainz (Ford Focus RS WRC) fue declarado ganador el domingo casi a medianoche. Marcus Grönholm había ganado la prueba sobre el terreno, pero fue descalificado por asistencia prohibida. Segundo, su compañero de equipo Richard Burns recuperaba la victoria durante unas horas antes de ser también él descalificado (volante motor no conforme). Y finalmente, la batalla por el tercer lugar entre Sainz y Solberg, que se decantó a favor de Carlos por 4 segundos, ¡fue la de la victoria!.