El PSPV sigue anclado en el pasado

“Lo fundamental es que el cambio ya está arraigando en la Comunitat”. He decidido empezar este artículo de opinión con estas palabras del secretario general del PSPV y “vencedor” de las primarias de su formación. Y no las he escogido al azar; son más que significativas.

Y yo me pregunto, ¿como el Sr. Puig es capaz de pronunciarse así cuando él mismo representa la antítesis del cambio? Él representa a un partido y a un gobierno al que los valencianos dijeron NO en las urnas.

Si cree que su proyecto es de presente y de futuro, deja evidente que sigue anclado en los albores de los años 90, cuando él era la mano derecha del expresidente Joan Lerma, y cuando su partido gobernó ruinosamente esta Comunitat.

Está claro que todo el aparato del partido ha estado al servicio de su candidatura, en detrimento de una manera clara de Toni Gaspar.

El alcalde de Faura reconoció públicamente en un gesto de coherencia política que “el principal problema que tenemos con la gente es que no nos creen”, palabras estas que el Sr. Puig no ve ni quiere reconocer, pues no se da cuenta que está muy lejos de alcanzar su objetivo, la presidencia de la Generalitat.

La realidad es otra y todos los días asistimos en Las Cortes Valencianas a como el partido socialista está a las órdenes de Compromis y Ezquerra Unida haciendo una oposición tripartita al Partido Popular donde el Sr. Puig está en la sombra.

Esa dependencia de los tres grupos de la oposición con el Sr. Puig a la cabeza va a culminar en un fracaso electoral por no saber el partido socialista encontrar su propio proyecto político y su propio proyecto de sociedad.

El candidato del PSOE a la Generalitat hace guiños al catalanismo y a un modelo de gobierno como el andaluz, que es igual que decir más paro y más pobreza, eso sí con un compañero de viaje como es Izquierda Unida que es lo mismo que persigue Ximo Puig con el tripartito valenciano.

Pero esto no pasará en esta Comunitat porque los valencianos no quieren ser los primeros en paro, ni en pobreza ni en carencias sociales.

El pueblo valenciano quiere seguir siendo líder en exportaciones, en emprendedurismo y en políticas sociales, y sobre todo quiere ser un pueblo con sus señas de identidad, como son su lengua, su bandera y sus costumbres que no sean catalanizadas por nadie, ni por ningún partido político.

El pueblo valenciano sabrá elegir y seguirá apostando por el Partido Popular.

Marisol Linares Rodríguez
Vicesíndica del Grupo Parlamentario Popular en Les Corts