El agit/prop de las primarias contra el PP

Sin temor a equivocarme anuncio que Ximo Puig será ganador de las primarias socialistas tras ganar a Toni Gaspar. Eso lo sabe hoy hasta el propio Gaspar y por supuesto Puig y todos los interesados por el tema. ¿Entonces para qué el montaje de unas primarias si ya se sabe el resultado? Pues porque es la mejor campaña de agitación y propaganda que pueda montarse contra el PPCV.

Durante casi dos meses los dos candidatos y todo el PSPV/PSOE han tenido acceso a todos los foros posibles con la excusa de las primarias. Y como entre los dos candidatos no hay siquiera diferencia de talante se han dedicado al ideario principal: desgranar una tormenta de acusaciones contra el PP y Alberto Fabra.

Como agit/prop (técnica de agitación y propaganda) no está mal. Mejor aún: está muy bien. Pero nos hemos quedado sin saber qué defiende o qué propone cada uno de los dos candidatos para los problemas que tiene esta Comunidad, más allá de la solución que propugnan ambos de desalojar al PP de la Generalitat.

En los debates que han tenido en público, por llamarlos debates, no ha aparecido ni una fisura, ni una diferencia que permitiera a los simpatizantes o militantes valor si era mejor Puig que Gaspar o viceversa. Pura germanor. En un intento de debate en la SER, la presentadora del programa Hoy por Hoy, Pepa Bueno, se cansó de pedirles que marcaran las diferencias y fue imposible. Pese a jugar en casa, ninguno de los aspirantes a la candidatura a la Generalitat dijo algo distinto del otro.

¿Para qué entonces las primarias? Pues porque es el primer paso de la campaña contra el PP. Sirve también para oxigenar el partido, porque mucha gente se toma en serio este asunto desde que Borrell las ganó hace unos cuantos años. Pero sirven para poco más.

En los dos debates que he escuchado los dos candidatos se han tirado flores sin miramientos, han reconocido la moral de la tropa, las ganas de la gente en participar, el espacio de libertad que se abre por este proceso y el deseo de que gane el mejor. ¡Qué bonito! Pero no ha habido contraste de ideas, defensa de una candidatura sobre la otra o algún detalle que permita suponer que Gaspar lo haría mejor que Puig o al contrario.

Porque es evidente que el PSPV lo que quiere es ganar las elecciones y derrotar al PP. ¡Faltaría más! Es una carrera por el poder. Y por tanto todos defienden con pasión lo que Puig enumeró con estos tres puntos:

1.- Regeneración democrática
2.- Reconstrucción de la Comunidad Valenciana
3.- Relaciones con España

Un programa tan amplio y ambicioso que Gaspar también suscribe y añade que las diferencias están en la periferia del programa. ¿Dónde están las diferencias? ¿Por qué hay que votar a Puig y no a Gaspar? Pues como los votos serán por coaptación o disciplina de grupo ganará Ximo Puig. Maneja el aparato y las prebendas. Curioso sería que ganara Gaspar y las listas las hiciera Puig. ¡Ja!

Los candidatos hablan los dos de la enseñanza pública. ¡Faltaría más en un partido socialista! Pero no hablan de cómo gestionar esa enseñanza pública para evitar el alto índice de fracaso escolar.

Hablan de sanidad pública. ¡Faltaría más! Pero tampoco hablan de cómo reducir los tremendos e imposibles costes de esta sanidad en la Comunidad Valenciana.

Y no hablan de cuál debe ser el nuevo modelo económico de la Comunidad Valenciana cuando el tradicional se ha hundido o cómo invertir y especializar en capital humano al mismo tiempo que reducir el número de universidades públicas y privadas. (ver http://valencianews.es/opinion/el-pspvpsoe-se-aficiona-al-populismo-barato/)

Gaspar habla de seguridad, confianza y credibilidad. ¿Y es más creíble Puig o Gaspar? ¿Generan más confianza porque le dan más fuerte a Alberto Fabra o a Rajoy?

En su libro El fin del poder Moises Naím dice que cualquier persona puede llegar a tener poder, pero esa libertad y ejercicio del poder lleva aparejado un ejercicio de responsabilidad. Quienes buscan poder tienen que ofrecer alternativas, cosa que no hacen para no quemarse en su camino hacia el poder. Y por tanto postergan decisiones y propuestas de soluciones. ¿Por eso las primarias son un ejercicio en contra y no a favor?

Está bien eso de las primarias, sobre todo para quien las convoca. Están mejor que el dedazo. Moviliza a la feligresía. Tanto que Compromís y otros ya están por la labor. Los nacionalistas harán el agit/prop hasta con cinco candidatos (Juliá Alvaro, Enric Bataller, Isabel Martín, Pedro Sánchez, Jordi Sebastián). ¿Qué diferencias hay entre ellos? Ambición de poder sin soluciones, como dice Naím.

Jesús Montesinos
www.jmontesinos.es