En Valencia somos pobres pero felices

En sólo una semana en Valencia hemos pasado por ser los más pobres de España a ser los más felices y a ver la salida del túnel. O al revés. ¿Pero somos de verdad los más castigados por la crisis y los más pobres de España? ¿Y somos los más felices? ¿Y de verdad los empresarios ven brotes verdes?

Repasemos los acontecimientos:

FUNCAS publicaba esta semana los datos de la caída del PIB valenciano, la destrucción de empleo, la elevada tasa del paro, la caída en el índice de desarrollo humano (salud, educación y bienestar material), para concluir que cada día los valencianos somos más pobres. ¡Un desastre! ¡Para huir! Cliken aquí.

Por supuesto que faltó tiempo para que todos los amargados de la vida estallaran en gritos, señalando lo pobres que somos por culpa del PP. Aunque no quedaba claro si somos más pobres que antes de la crisis cuando atábamos los perros con longanizas, si somos más pobres que otros sin dejar claro quiénes son los otros o si somos pobres de solemnidad. O si somos pobres sólo porque gobierna Alberto Fabra.

Pero al día siguiente se conocía que por Youtube circulaba un viral realizado por un grupo de jóvenes y menos jóvenes para demostrar lo feliz que se puede ser en Valencia. Cliken aquí.

La cuestión es que a estas alturas casi 200.000 personas han visto el video y están encantados con ser felices y con lo feliz que se vive y se está en Valencia. ¿Felices aunque seamos pobres? Bueno. Todo es posible, pero las interpretaciones de los datos de FUNCAS hablan de que somos unos desgraciados. ¿Será también Alberto Fabra el responsable de esa felicidad?

Pero a la vista del video lo que queda muy claro (además de ser un magnífico publirreportaje para la Marca Valencia) es que aquí, para bien y para mal, reina la alegría de la huerta, pese a todo lo que puedan decir los agoreros. Para reafirmar el video pasen ustedes por las fiestas universitarias o los carnavales que hay previstos para este fin de semana y verán cómo se divierten y gastan los pobres valencianos.

La semana aún ha dado para más, Cuando estábamos en plena esquizofrenia entre pobreza y felicidad, llega una encuesta entre directivos de la Comunidad Valenciana y la mayoría dice que ven los brotes verdes, la luz al final del túnel. ¡El despelote!! ¿Pero no estábamos al borde del colapso económico? ¿Será una maniobra de Alberto Fabra? Cliken aquí.

De entrada esta acumulación de datos evidencia dos cosas: estábamos en una zona de confort muy peligrosa. Somos felices y así vivimos bien. Como bien explica Jung con las emociones conservadoras a flor de piel es imposible asumir una zona de riesgo. Y si no entramos en la zona de riesgo no hay aporte de ideas, conocimiento e innovación para salir de esta. Algo que no acaba de entender la izquierda valenciana, más conservadora que Busch.

Somos pobres porque miramos el presente con nostalgia. Y somos felices como eran los egipcios comiendo sólo cebolla; a nosotros nos basta con el sol y la fiesta, en una clara recreación de aquel Levante Feliz franquista que nos dejó fuera de cualquier capacidad de reivindicación.

Pobres y a mucha honra, porque como somos felices tardamos mucho en caernos del caballo muerto. No nos va la resiliencia. El 66 % de los empresarios que ven la salida del túnel lo ven porque de lo contrario se pueden pegar un tiro. Ya no les queda tiempo para más. El obligado efecto placebo.

Y no es una cuestión política. En esta juerga de emociones Alberto Fabra, Puig o Morera tienen poco que ver. Es idiosincrasia de pueblo, que no todo es el ADN de la bandera, la lengua y otras derivaciones sincrónicas. Somos felices, somos pobres y somos optimistas. ¡Que dramón!

Rafael Martínez Alonso, ganador del premio Know Square al Mejor Libro del Año con “Manual de Estrategia”, dice que, en cualquier caso, para generar una estrategia creativa hay que desarrollar anticipación, adaptación y acción. Está fórmula la aplican en otros pueblos o colectivos y les funciona. ¿Pero es aplicable en un pueblo que se considera pobre, es feliz y encima es optimista? A ver: ¡Que me lo expliquen!

Jesús Montesinos
www.jmontesinos.es