Gobierno “a la valenciana”

Enrique Arias Vega, gobiernoEnrique Arias Vega, autor del artículo, 'Además, cobardes'

Gobierno “a la valenciana”. La perversión del lenguaje que todo lo invade está imponiendo la expresión de Gobierno a la valenciana para designar al bloque de izquierdas que trata de imponer en España el grupo de Pablo Iglesias.

En otra época, a eso se le hubiese denominado Gobierno de Frente Popular, aunque nadie ignora las connotaciones históricas negativas de exclusión, enfrentamiento, fracaso y hasta violencia de semejante expresión.

Por eso queda muy fino lo de Gobierno a la valenciana, aunque eso no sea en absoluto verdad, ya que a los políticos que lo proponen se les llena la boca de las palabras diálogo, inclusión y transversalidad, cuando se trata justamente de lo contrario.

En Valencia, la actual administración de Ximo Puig lo componen exclusivamente el Partido Socialista y Compromís. No forma parte de él Izquierda Unida porque sencillamente no sacó ningún diputado en las elecciones autonómicas y si ha llegado a crearse se debe al apoyo externo de Podemos para echar del poder al PP. O sea, que es minoritario (42 diputados de los 99 de la Cámara), que depende en todo momento de los 15 escaños que tiene el grupo podemita.

Eso, a escala nacional, significaría un Gobierno de España constituido por 96 diputados (los 90 del PSOE, más 2 de Izquierda Unida y otros 4 de Compromís) y el apoyo de los 64 restantes de Podemos, que no es precisamente lo que quiere Pablo Iglesias, sino hacerse con el poder.

Como se ve, nos hallamos una vez más ante una reiterada impostura lingüística. Los propulsores de semejante Gobierno no aspiran al entendimiento pedido por los electores, sino a la ruptura de unos y otros. Se trata de una pretensión legal, por supuesto, y hasta legítima, pero no es dialogante ni inclusiva y, probablemente, tampoco le conviene al país.