Gürtel, funcionarios y elecciones

Esta semana ha comenzado el juicio del caso Gurtel, la pieza de FITUR. Tenía previsto alargarse hasta el mes de octubre, ahora, tras su suspensión hasta el 11 de junio, veremos si en diciembre ha finalizado.

A pesar de todo lo que ha llovido desde que conocimos la existencia de una investigación judicial llamada Gurtel, solo es la segunda vez que este tema llega a juicio. La primera fue el llamado Caso de los Trajes, que se limitó a juzgar si Camps, Costa y el resto, habían recibido regalos a cambio de algo. El resultado ya es conocido, los dos “segundones” se confesaron culpables y al (poco)Molt Honorable y al Secretario General del PPCV, el Jurado les declaró no culpables.

No obstante, cuando todo esto empezó, en febrero del 2009, el primer nombre propio valenciano que surgió relacionado con la trama madrileña fue el de Camps. Entonces, los valencianos todavía teníamos televisión propia y muchos recordaran, que mientras desayunaban en frente de la TV, se encontraron con el President haciendo una declaración institucional en el Palau, rodeado de su Gobierno y poniendo a los funcionarios por testigos de su honradez y asegurando que así lo declararían donde fuera necesario.

Ahora, años después, algunos de esos funcionarios empiezan a sentarse en el banquillo de los acusados. En esta Pieza de FITUR, de los trece procesados cuatro de ellos son personal de la Agencia Valenciana de Turismo, sin contar como tal al Ex Secretario General de la Agencia Rafael Betoret. En el resto de Piezas hay más funcionarios. Tiempo tendremos de saber cuales son sus declaraciones, si, como decía Camps, acreditan su honradez y la del resto de sus jefes o por el contrario, señalan con el dedo a quien les daba las órdenes, a quien decidió que la Generalitat contratara con determinadas empresas, a pesar de que sus ofertas eran las más caras y de que no reunían las condiciones técnicas y económicas necesarias, tal y como dice el juez instructor Ceres en el Auto del caso FITUR.

Estamos hablando de una contratación continuada, del 2005 al 2009, que supera los 5 millones de euros, que, casualmente, beneficia a la trama empresarial que hacía los regalos a Camps; que también casualmente, es la misma trama empresarial que en otras Piezas de Gurtel protagoniza la acusación de financiación ilegal del PPCV…

Pero, que nadie piense mal. Les hemos oído al inicio del juicio a los abogados defensores: La causa está politizada y por tanto no procede el caso en sede judicial, la ha politizado la acusación, el PSPV, o el magistrado Climent, que fue alto funcionario de Presidencia con Lerma ¡Hace 30años!; incluso han llegado a insinuar que el mismísimo Rubalcaba había inventado la historia. Todo vale para defenderse. Todo vale para intentar declarar nulo el proceso.

Y si no se consigue la nulidad, que se tarde en saber la verdad.

No soy jurista, no discutiré la procedencia o no de la suspensión del juicio, pero sí es evidente que esta suspensión no solo beneficia a los acusados que se sientan en el banquillo.

Es de suponer que Fabra, Rita y todos los suyos estarán contentos. El juicio se iba a celebrar en plena campaña electoral. Por mucho que en el PPCV intenten aparentar que esto no va con ellos, ahí está la hemeroteca, con sus
fotos aplaudiendo a Camps, ahí están sus campañas electorales y los actos públicos organizados por el Bigotes.

Ahí está su pasado. En el juicio todo se recordará, se oirá a Camps declarar, a los acusados defenderse…Sin duda, ellos ganan con el retraso, pero, que no se engañen. Con el juicio antes o después de elecciones, con unas declaraciones de los funcionarios o con otras, ese pasado será el que los ciudadanos evaluaran el 24 de mayo.