La renovación del PSOE, con Pedro ‘El Guapo’

El PSOE no ha desaprovechado la oportunidad de hacerse visible ante la sociedad. Estaban completamente desaparecidos y a la deriva con un Rubalcaba ya olvidado hacía tiempo. Y el proceso de elección de Secretario General les ha colocado de nuevo en el mapa.  Al menos en el mediático.

En esta coyuntura, el ganador del proceso, Pedro Sánchez, conocido desde siempre como Pedro ‘El Guapo’, ha conseguido vencer con un amplio margen. Casi 1 de cada 2 militantes socialistas le ha votado. Ha obtenido más apoyos en 11 comunidades autónomas -entre ellas la valenciana- y lo más importante: su victoria se debe a la base, a los sufridos militantes que cada mes pagan religiosamente su cuota.

Eduardo Madina se ha quedado a 12 puntos y Pérez Tapias cosechó poco más de un 15%. En general el proceso ha sido de guante blanco, excepto alguna filtración de última hora que dañó más al hacedor de la estrategia que al afectado por la misma.

Sánchez, doctor en Economía y de 42 años, casado, con dos hijas y diputado en el Congreso por Madrid, es el ejemplo de la tenacidad y el esfuerzo.

Es verdad que ha tenido el apoyo mayoritario de Andalucía, pero se ha ganado a golpe de carretera su victoria ya que lleva meses recorriendo pueblos y ciudades. Pisa la calle, empleando términos con los que el PSOE siempre se llena la boca. Al principio era un gran desconocido, pero Zapatero también lo era en sus inicios y consiguió ganar en el partido del puño y la rosa.

Por delante tiene ahora lo más difícil: demostrar su valía en un partido que se ha quedado anticuado, volver a generar ilusión entre la ciudadanía y poner orden en todos aquellos gigantes de la Política que no dudan en decir siempre lo que piensan caiga quien caiga. Véase Felipe González, Zapatero, Bono… Personas respetadas por su trayectoria que, muchas veces, desestabilizan.

Y, además, tendrá que forjar equipos nuevos, caras desconocidas que levanten entusiasmo entre la ciudadanía. Lo tendrá fácil porque es conocedor y buen amigo de numerosos diputados nacionales, entre los que elegirá para conformar nuevas dinámicas de grupo en Ferraz.

Ha sido una buena campaña la de Sánchez: no ha pisado ni un hotel para dormir, porque lo hacía en casa de amigos militantes. Un gesto que ha gustado a simpatizantes socialistas.

Lo que está por ver, el tiempo dirá si lo consigue, es si puede convertirse en -con todo el respeto del mundo- un nuevo Adolfo Suárez de la Política actual. La telegenia de Pedro, su cercanía y que de verdad es una cara nueva, son sus mejores bazas.

 

Fernando Alabadí

Director de El Meridiano L’Horta

@MeridianoHorta

www.elmeridiano.es