Una política industrial necesaria

Mare Nostrum, Un mundo difuso para una agricultura en riesgoJuan Vicente Pérez Aras es Diputado Nacional por el Partido Popular - Colaborador de ValenciaNews

El pasado miércoles día 18 tuve la oportunidad de participar como ponente en la Comisión de Industria para defender la posición del Grupo Parlamentario Popular respecto a una PNL presentada por el Grupo Socialista que trataba sobre la reindustrialización del Camp de Morvedre, una parte de nuestra Comunitat donde la pérdida del sector industrial ha generado históricamente un impacto negativo no solo sobre la economía del territorio, sino sobre el bienestar de las personas. Por ello nuestra aportación además de mejorar el texto inicial, incidía en esa voluntad de generar sinergias que potencien y aceleren las acciones de todas las Administraciones. Una PNL aprobada por unanimidad con nuestras enmiendas y que sitúa a las personas por encima de la política.

De aquellas decisiones “políticas” de aquel aciago febrero de 1983, que determinaron el futuro de la comarca, hemos pasado a decisiones de estricto carácter empresarial como consecuencia de una crisis agravada por el desgobierno socialista. Decisiones que generaron una inmediata reacción por parte de todas la Instituciones, locales, autonómicas y nacionales para abordar desde el primer momento una situación complicada de ciudadanos que sufren los efectos de una despiadada crisis que ya empieza a remitir y cuyas secuelas lastran las biografías de muchas personas anónimas que necesitan esperanza y confianza, compromiso y acciones que permitan consolidar una recuperación que ha llegado para quedarse.

Gracias a esa apuesta contundente y comprometida de los gobiernos populares, a la coordinación de acciones conjuntas en todos los niveles de la Administración, se están desarrollando planes de acción estratégica para la consolidación, fortalecimiento y desarrollo de la industria, como el sector productivo que genera más innovación, más empleo cualificado y el mayor flujo de exportaciones. Además, se comprueba que a nivel internacional los países que más han apostado por la industria han sorteado mejor la crisis.

Para ello la Estrategia de Política Industrial 2014-2020 es un documento fundamental para la economía valenciana, para conseguir una industria fuerte que aúne sectores tradicionales con industrias emergentes que apuesten por el empleo cualificado. Una estrategia industrial que contempla 30 acciones prioritarias con el fin de volver a situar el sector industrial en el epicentro de la recuperación económica de la Comunitat.

El sector industrial representa el 15,9% del PIB de la economía española y genera más de 2,3 millones de empleos. Desde el inicio de la Legislatura, el Gobierno ha puesto en marcha políticas orientadas a contar con sólidas bases macroeconómicas y de estímulo al fortalecimiento y desarrollo de una industria sólida, competitiva y de referencia internacional, palanca del crecimiento del sistema productivo que impulse la recuperación de la economía y la creación de empleo y que tiene su mejor exponente en la Agenda para el Fortalecimiento de la Industria del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Una hoja de ruta establecida por 97 medidas que se estructuran en torno a diez líneas de actuación.

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha establecido como objetivo fundamental de la política industrial, que la industria siga contribuyendo de manera significativa a la generación del PIB. Para estimular el desarrollo industrial disponemos de un marco normativo para la financiación de proyectos de inversión para la mejora de la competitividad industrial o que contribuyan a la reindustrialización. Además, los presupuestos del Ministerio de Hacienda y AAPP cuentan con una partida dotada con más de 198 millones de euros para Políticas de Reindustrialización. Otro ejemplo de la tan necesaria transversalidad entre Administraciones, de esa apuesta por el desarrollo y el crecimiento. Mientras otros siguen con sus fuegos de artificios, aquí hay un Gobierno que gobierna, con hechos no meras palabras.

Es el momento de Gobiernos comprometidos, que ejerzan la acción política desde un compromiso cívico y cosmopolita, proactivo y reivindicativo, donde las personas se conviertan en las verdaderas protagonistas de una recuperación que necesita del esfuerzo de todos.