Y el Gremio de Artistas Falleros dio un paso atrás

rafael ferrando

El lunes saltaba la noticia, el Gremio de Artistas Falleros había fichado a la agencia Whose para que fiscalizara la reproducción que en diversos formatos se hace de sus obras, las fallas, así como de las maquetas y bocetos de las mismas, todo ello sin un acuerdo unánime de su directiva y no habiendo consultado a los agremiados. Las criticas a la medida recaudatoria no se hizo esperar entre las propias filas de los artistas y los falleros, resultado, en menos de 24 horas se mando una nota aclaratoria para calmar a las “masas” donde se reculaba sobre la información anterior.

Tan felices como estábamos todos con la bajada del IVA al monumento fallero, gracias Montoro pero nunca lo debiste subir, cuando llega el Maestro Mayor del Gremio de Artistas Falleros, Ramón Espuig, y manda una nota de prensa que en clave de comisión fallera y simplificando uno traduce así: Ese monumento, maqueta y boceto que cada año pagáis los falleros, si produce algún beneficio económico a alguien, me lo llevo yo.

Así, a lo bruto y sin anestesia, amparado por la ley de propiedad intelectual Espuig demostraba que los tiempos de buenrollismo de Latorre, antiguo Maestro Mayor, habían acabado. Si una comisión fallera presentaba su boceto y lo mandaba a un medio para que este difundiera la noticia, el gremio hacia caja, algo que creo yo que choca con el derecho a la libertad de información.

Una decisión tomada con una victoria pírrica en la directiva del gremio, el propio Vicemaestro Mayor declaro estar en contra, y sin consultar a los agremiados que son a los que más les puede repercutir para bien o para mal esta decisión. Claramente a Espuig le empezaron a caer palos de tantos lados que no sabia por donde le caería el siguiente.

Los comentarios en las redes sociales fueron in crescendo hasta tal punto que el Maestro Mayor tuvo que ceder y donde dijo “derechos exclusivos de reproducción, de distribución, de comunicación pública y de transformación” paso a “busca una regulación del negocio de todos aquellos que (…) realizan tarjetas postales, camisetas, portadas de libros, carteles”, lo de comunicación pública había desaparecido.

La directiva del Gremio no debe de pasarse meses criticando una medida recaudatoria del gobierno como fue la subida del IVA y hacer ellos lo mismo. Cualquier asociación, es decir sindicatos, patronales, partidos políticos, colegios profesionales y los propios gremios han de financiarse en primer lugar de las cuotas de sus miembros y en segundo buscar otras medidas que no supongan el detrimento económico de otros, y menos los de aquellos que apoyan a nuestra fiesta, de la cual tampoco hemos de olvidar los artistas falleros son participes en su mas alto grado.

Si el Gremio esta pasando problemas económicos, lo que entiendo ante tal medida, ha de sentarse con el colectivo fallero y buscar soluciones comunes a los problemas, que si son suyos son nuestros, hagamos de los problemas soluciones y que el consenso evite tener que dar pasos atrás que poco benefician de cara a la galería.

Rafael Ferrando