30 familias de la Malvarrosa se lanzan a “un consumo alternativo”

Productos ecológicos.Productos ecológicos.

El grupo de Consumo Responsable que se dibujaba en la Malvarrosa de Valencia hace ahora dos meses comienza a tomar forma. A falta de una asamblea organizativa, la puesta en marcha es inminente para abastecer a unos 100 vecinos aproximadamente, más de 30 familias que se han interesado por ser parte de esta iniciativa, tanto de la Malvarrosa como del Cabanyal y la Patacona.

Y es tanto el interés suscitado, por “encima de las expectativas” de la Asociación de Vecinos Amics de la Malva, que lo más probable es que se vea obligada a crear dos grupos. “Se trata de una filosofía de vida basada en el consumo de proximidad y responsable, de productos ecológicos y de una procedencia digna”, explicaron desde la agrupación a VLC News.

A mediados de febrero arrancará la dinámica, según afirman los organizadores, tras la elección de las personas encargadas en las distintas tareas (para la gestión de los pedidos, la compra de los productos, la recogida por semana, el reparto en cajas y embalaje, reparto entre consumidores…), todas ellas voluntarias.

La idea básica es prescindir de intermediarios y pagar por cada producto su precio justo, reduciendo con ello, además, la emisión de contaminantes (desde el cultivo al transporte, pasando por el embalaje) y logrando estrechar lazos sociales, eliminando las barreras de la competitividad y el enriquecimiento de terceros.

“Somos un grupo de vecinos de la Malvarrosa interesados en poner en marcha un sistema de consumo alternativo, respetuoso con el medio ambiente, ecológico, sostenible, social, que fomente relaciones directas entre productores y consumidores, elimine intermediario, impulse el desarrollo rural de nuestro ámbito geográfico y consolide circuitos cortos de comercialización”, rezaba su carta de presentación.

El listado de participantes derivado de estas primaras fases de consulta y desarrollo de la metodología no está cerrado ya que, dado el éxito cosechado, “seguro recibiremos más solicitudes de personas y familias interesadas y tendremos que seguir ampliando el número de grupos”, auguran desde la asociación vecinal.

Semanalmente se harán las compras al por mayor, en función de las peticiones de las familias participantes, siendo el punto de almacenamiento, embalaje y reparto el local de la asociación de vecinos.

Una oportunidad para ‘hortelanos’ y parados

No solo vecinos el barrio y colindantes han mostrado interés y ya forman parte de la lista de personas para participar, sino que también lo han hecho ‘productores’. Se trata de personas que cuentan con pequeños terrenos y cultivos cercanos, locales y comercios de la zona, proveedores y ‘hortelanos’ de la provincia.

Se estima que los voluntarios para formar parte del grupo de trabajo dediquen una media de dos horas a la semana. No obstante, el día a día dirá cuáles son las necesidades reales de la iniciativa. “ES muy probable que echemos mano de gente que necesita ayuda de la zona, en paro, para que nos eche una mano a cambio de un salario o bien a cambio de comida”, anunciaron desde la entidad.

Inspiración local y global

Este periódico contó en primicia esta apuesta, que se inspira en otras experiencias de la ciudad, como un grupo similar existente en Benimaclet en relación directa con sus huertos urbano. De hecho, la Malvarrosa parte de sus estatutos para crear los propios, así como en lo referente a las formas de proceder para arrancar.

También se basan en el desarrollo de iniciativas similares que propician el autoconsumo, como ocurre en azoteas del Carmen, solares de Velluters, la difusión de alimentos desde Patraix, los Bicihuertos de la ronda Norte o los muchos proyectos en diseño, en marcha y/o a la espera de aprobación municipal, como los del Marítim-Ayora, Malilla,  Torrefiel… o en la construcción de 300 en total el Ayuntamiento en La Torre.

En definitiva, son numerosos los ejemplos que podemos encontrar ya en la ciudad e infinitos en el mundo y es tal la ‘moda’ que se está desarrollando en la capital del Turia que ya miramos a las azoteas de Nueva York, las estrategias de Toronto o  las experiencias en Reino Unido.