Fórmula 1, idea política de Camps

“Fue una decisión estrictamente política”, así se excusa el expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps en relación a su imputación por el caso de la Fórmula 1 de Valencia. En un escrito hecho público, el ex jefe del Consell apunta que la celebración de los grandes premios fue esencial para el posicionamiento de la Comunidad Valenciana de cara al exterior” y “todas las decisiones políticas adoptadas sobre esta cuestión contaron con el soporte técnico y jurídico necesario”.

Además, ha considerado “sorprendente” que el fiscal no le haya llamado a declarar como testigo, “como sí lo ha hecho con otras muchas personas, dejando como única salida para la efectiva constatación de los hechos la presentación por su parte de una querella, fundada en meras conjeturas y suposiciones y no en hechos contrastados”. En el mismo comunicado ha asegurado que nunca se lucró con la Fórmula 1, ni que quisiera favorecer a nadie.

LA FISCALÍA VE INDICIOS DE DELITO

La Fiscalía Anticorrupción consideró que la sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) es el órgano competente para conocer de la querella presentada por esta misma parte por la compra de la empresa Valmor Sports por parte del Consell, al considerar que existen “sólidos”, “claros” y “evidentes” indicios delictivos contra el expresidente de la Generalitat y diputado del PP en las Corts y, por tanto aforado, Francisco Camps.

Así lo indica en un escrito de 37 páginas en el que se pronuncia, a petición de la sala, sobre quién debe ser el órgano competente para instruir la querella formulada por la propia Fiscalía Anticorrupción contra la exconsellera, ex secretaria autonómica de comunicación del Consell y exdirectora de Televisión Valenciana, Lola Jonhson, el expiloto Jorge Martínez Aspar y Camps por presunta malversación, prevaricación y delito societario en la compra de la empresa Valmor Sports por parte del Consell en diciembre de 2011 para poder seguir celebrando el Gran Premio de Europa de Fórmula 1 en Valencia.

Para el delegado en Valencia de la Fiscalía Anticorrupción, Vicente Torres, estos delitos derivan del hecho de haber negociado Camps “directamente” con el patrón de la F-1, Bernie Ecclestone, los contratos para la celebración del GP en el circuito urbano de Valencia; que fue quien ordenó que la Generalitat se constituyera como avalista de Valmor sin seguir el procedimiento administrativo fijado en al Ley de Hacienda de la Generalitat y la Ley de Presupuestos de 2011 y quien ordenó a Johnson, pese a que no tenía competencia para ello, que firmara el contrato de 19 de julio de 2011 por el que el Gobierno autonómico prestaba el aval a la empresa. El fiscal destaca que la iniciativa para celebrar el GP “parte de Camps”, según lo han declarado tanto el expiloto Adrián Campos como la jefa de Protocolo del Circuito del Motor, y además fue quien negoció todas las condiciones “incluidas las económicas”.

TODO FUE IDEA DEL PROPIO CAMPS

De hecho, apunta que así lo manifestó el propio Ecclestone, quien afirmó la idea la “sugirió” Camps, con quien discutió la idea de utilizar un circuito urbano y quien le organizó una reunión en Valencia con presencia de la alcaldesa. Asimismo, recuerda una reunión con el expresidente en Londres en junio de 2006, sin especificar el contenido. El 26 de septiembre de ese mismo año, de acuerdo con el patrón de la F-1, hubo un encuentro en el Palau de la Generalitat con Barberá y Camps, que ya le llevó un “contrato de promoción proyecto carrera”, que se firmó en junio de 2007 con Valmor Sports.

Además, añade que fue Camps quien dijo a Ecclestone, a través de una asesora, con quién debía contratar el 16 de mayo de 2007: Valmor Sports, de Jorge Martínez Aspar, de quien una testigo, según el fiscal, declaró que era “uy amigo” del expresdente y organizaba antes de los grandes premios cenas privadas con los patrocinadores en su Motor Home, a las que solían asistir tanto Camps como el expresidente de las Corts Juan Cotino. Aspar afirmó que “desde el principio” sabía que quien iba a organizar el GP era la empresa pública Circuito del Motor. El contrato entre ambas partes se celebró en marzo de 2008 de acuerdo con el fiscal, Valmor carecía de infraestructura, personal, material y economía y no se fijó precio en él no la firma de Aspar pagó “ni un euro” al Circuito del Motor “ni siquiera se le exigió el pago”, en perjuicio de los fondos públicos.