¡Bienvenido, señor Rajoy!

El 5 de febrero de 2015 va a ser un gran día: este jueves el presidente del Gobierno de España va a visitar Valencia, la tercera ciudad del Reino de España.

Y eso, que no debiera ser noticia, lo va a ser porque Rajoy lleva desde Mayo de 2014 (y porque era en campaña europea) sin pisar Valencia. Casi un año de oídos sordos a sus correligionarios de la terra y a los empresarios locales, y tres años de cordón sanitario impuesto a la Comunidad por los múltiples casos de corrupción y presunta corrupción destapados aquí. Con la consiguiente ausencia de ministros valencianos en su gabinete.

El presidente viene a Valencia después de hacerlo varias veces Pedro Sánchez, y algunas los principales líderes de Podemos (Errejón vendrá este fin de semana). Viene a reunirse con sus compañeros de partido ahítos de sentimientos rayanos en la orfandad.

Y viene, tras las avanzadillas de sus ministros Pastor y Montoro (éste más absentista aún que Rajoy), y por no poder eludirlo por más tiempo, a que los grandes empresarios (Fabra mañana no puede por razones más abajo explicadas) le reiteren las reivindicaciones de la Comunidad. Que son los que a muchas de sus empresas interesan, o sea, obra pública. Siento curiosidad por conocer qué les dice después de que el titular de Hacienda reconociera a los grandes patrones -después de tres años gobernando- la infrafinanciación autonómica (de la que también depende la obra pública), y se reconociera incapaz de ponerle remedio ahora. Por lo menos lo mismo que viene proclamando el socialista Pedro Sánchez cada vez que nos visita: que se nos hará justicia. Aunque igual ya no la hace él.

Pero esta visita tiene otra excusa, ésta ineludible, y otra finalidad, ya de paso. La excusa inexcusable es acompañar al presidente mundial de Ford, Mark Fields, en su primera visita a la factoría de Almussafes, el mayor exponente empresarial y económico de nuestra Comunidad y uno de los grandes exportadores de España. Es difícil no pensar que si no es gracias a Fields igual Rajoy tampoco viene esta vez.

Pero ya que viene, hay otra finalidad en su visita: y tiene que ver con Alberto Fabra. Porque le va a decir que será candidato. Son varios los observadores políticos de la Villa y Corte que lo afirman, y todo parece indicar que así va a ser. Oficialmente no se conocerá la decisión de Rajoy hasta el día 16, porque la fecha del día 10 prevista para la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP -adelantada precipitadamente por el portavoz popular Pablo Casado- ha pasado a mejor vida por razones inexplicadas pero madrileñas: Rajoy al parecer vuelve a albergar dudas respecto de la eventual candidatura de Esperanza Aguirre a la alcaldía de Madrid. Pero no las tiene desde hace algún tiempo sobre Fabra.

Por eso el President no quería sesión de control en Corts que lo estropeara la víspera, con la reciente imputación de Camps flotando en el hemiciclo y Compromís preguntándole por “los logros obtenidos para el pueblo valenciano” tras la visita del ministro Montoro.

En cualquier caso, y sea por la excusa que sea y con la finalidad que le dé la gana, ya era hora de que el presidente del Gobierno de España visitara Valencia y escuchara a algunos significados interlocutores valencianos.

LA OPOSICIÓN EN LAS CORTS REALIZA UN PLANTE POR LA AUSENCIA DE FABRA EN EL PLENO

No obstante, esta visita de Rajoy y su encuentro con Fabra ha tenido esta mañana las primeras críticas. Los tres grupos parlamentarios de la oposición de las Corts -PSPV, Compromís y EU- han realizado un plante de unos minutos para protestar por la ausencia del presidente Alberto Fabra en el pleno. Cabe destacar que el jefe del Consell ya anunció que no asistiría a la sesión de control para acompañar a Mariano Rajoy.