Bomberos constata el riesgo de derrumbe de la alquería junto al Botánico

Alquería de la calle del Beato Gaspar Bono. Fotografía de Manuel Carles.Alquería de la calle del Beato Gaspar Bono. Fotografía de Manuel Carles.

Los vecinos del Botánico han escrito una carta a la alcaldesa, Rita Barberá, el president de la Generalitat, Alberto Fabra, y al concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, denunciando una vez más el estado de la alquería de la calle Beato Gaspar Novo, junto al jardín y la sede del PP. Se agrava cada día, una circunstancia que ha venido relatando este periódico, y que ahora viene avalada por un Informe Téncino de Bomberos.

El documento afirma que el exterior del inmueble, del siglo XVIII, ““presenta daños puntuales en la fachada principal, ocasionados por la degradación del mortero  de revestimiento, derivados de su falta de mantenimiento y agravados por la escorrentía de agua de lluvia por las bajantes de la cubierta que se encuentran rotas y que han ocasionado desprendimientos del mismo. Se aprecian igualmente unas pequeñas grietas, situadas bajo la cubierta  en una zona que se corresponde con un deterioro de las cabezas de las viguetas que atracan en la misma. El alero formado por canecillos de madera presenta un deterioro avanzado del mismo ocasionado por humedades y xilófagos, especialmente en su extremo norte. Su cubierta presenta daños localizados en dos puntos del faldón que recae a la calle y un deterioro mayor en su extremo norte, afectando a la vertiente del tejado en la zona” situada junto a la medianera del edificio contiguo.

“El cuerpo de edificación auxiliar situado en su extremo suroeste, presenta derrumbre parcial de su cubierta de teja, que ha ocasionado, en su caida el derrumbre prácticamente total del forjado del piso situado bajo el mismo. Sus muros perimetrales, de fábrica de ladrillo, presentan grietas de trazado irregular…”, continua.

“Saneado de parte del alero y de la cubierta que presenta riesgo inminente de derrumbe sobre la C/ Beato Gaspar Bono, así como el balizado de parte de la fachada trasera, recayente a un solar de propiedad municipal, para impedir el acceso a la edificación más dañada”, recalca el Cuerpo.

El informe también hace hincapié sobre el interior, donde “se acumulan un número excesivo de trastos, muebles y objetos de desuso, lo que se pudiera traducir, en caso de siniestro, en una importante carga de fuego que agravaría los daños que se pudieran producir”, tal y como han venido denunciando los residentes de la zona.

Los vecinos, apoyados por este minucioso estudio de Bomberos, reclaman que la administración competente lleve a cabo “de inmediato las intervenciones de restauración, rehabilitación y limpieza necesarias para evitar el derrumbe total de la Alquería del S. XVIII, supuestamente protegida, declarada BIC y sita en un entorno histórico, artístico, monumental y museístico, asimismo declarado BIC”.