Bonig defiende la elección directa de un tercio de diputados

Isabel BonigIsabel Bonig, presidenta del PPCV, junto a la exalcaldesa del PP de Dénia, Ana Kringe, y el responsable de una institución marítima en la ciudad costera

La consellera de Infraestructuras y secretaria general del PP de la provincia de Castellón, Isabel Bonig, ve bien que “se abran debates de participación, en los lugares que corresponda”, y aboga por “no quedarse sólo en las primarias, sino dar un paso más”, en línea con la propuesta de Alberto Fabra de que “un tercio de los diputados sean elegidos directamente por los ciudadanos”.

   Así lo ha señalado este martes tras pronunciar una conferencia en el Forum Europa, en la que el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, la ha presentado como “una política emergente”, a preguntas durante el coloquio sobre su pronunciamiento favorable a los procesos de primarias y, en concreto, acerca de si lo propondrá en un congreso del PP y le gustaría ser presidenta.

   “Yo no deseo ser presidenta, ya zanjo el tema”, ha asegurado Bonig, quien remarca que cree en la participación y que “después de 20 años y muchas primarias, quien gobierna el partido socialista son los mismos que cuando estábamos tomando la comunión”, mientras que en el PP “ha habido una autentica y verdadera renovación a todos los niveles y una conjugación de experiencia y renovación”.

   “A mí pagar para unas primarias y firmar un manifiesto en contra de otro partido no me parece adecuado, sobre todo porque no sólo hay que plantearlo”, ha sentenciado la dirigente ‘popular’, quien también se pregunta “qué primarias ha habido para elegir a la cabeza de lista del partido socialista a las elecciones europeas”.

   En ese contexto, reivindica que la elección directa de un tercio de los diputados “es fundamental para acabar con la desafección hacia la política” dado que conllevaría situaciones “como en las películas americanas de voy a escribirle a mi congresista”.

   Por otro lado, Bonig ha admitido que le “encanta” que la oposición se refiriese a ella como “la Thatcher de la Vall d’Uixó” e incluso como Isabel la Católica, durante su etapa como alcaldesa de ese municipio castellonense, al tratarse de “una gran reina y una gran mujer” y una dirigente política a la que admira, respectivamente. “Aunque no le llego ni a la altura del betún”, ha apostillado.

“ORGULLOSA DE SER DE DERECHAS, ESPAÑOLA Y VALENCIANA”

   “Me encanta la vocación parlamentaria y soy guerrera, me encantan los mitin y el cuerpo a cuerpo”, ha respondido igualmente durante el coloquio, en el que ha abogado por “poner a la política ideología, valores, fuerza y convicción” y, en las Corts, por “poner pasión y defender lo que cree”, punto en el que se ha mostrado “orgullosa de ser política, de derechas, del PP, española y valenciana”.

   En su conferencia, ha reivindicado “la política con mayúsculas” como “instrumento fundamental para resolver problemas, generar acuerdos y progresar en calidad de vida” y, en concreto, una “política que no solamente puede ser gestión de intereses y de asuntos, sino fundamentalmente basarse en ideología”.

   “Sin ideología no hay política”, ha recalcado Bonig, quien opina que “es el momento de dar pasos adelante, de políticos valientes, comprometidos, que tomen decisiones y antepongan los intereses generales a los particulares y de partido”.

   En este sentido, ha aludido a las palabras de Theodore Roosevelt acerca de que “el que realmente vale es el hombre que está en la arena, el que tiene las manos y la cara manchada de sangre, de sudor y de esfuerzo, el que lucha por sus ideales, realiza acciones, no desfallece y tiene en cuenta sus principios y valores”, para agregar que “eso es lo que hoy necesita la sociedad en momentos complicados, convicción, valores, trabajo y claridad”.

   Bonig, que insiste en la vigencia de los principios del liberalismo, mantiene que “sólo una Unión Europea fuerte y unida puede tener voz en este mundo globalizado porque pensar que Alemania, Francia, Gran Bretaña y mucho menos algún proyecto independentista y separatista de alguna región puede influir por sí misma en la economía global es simplemente engañar y engañarse”.

MOMENTO DE “DEFENDER EUROPA Y CAMBIAR EL CHIP”

   Reivindica, en este punto, que “es fundamental defender el proyecto europeo” y que “es momento de cambiar el chip”, ya que “durante mucho tiempo España siempre ha estado al margen o considerando que las decisiones europeas no tenían influencia”. “Basta de quejarse de los reglamentos y de las directivas y vayamos a Europa con gente solvente a defender directivas, leyes y reglamentos que después tienen una trasposición al derecho español”.

   Además, Bonig ha destacado que la Comunitat Valenciana es “uno de los territorios españoles con mayor vocación europea de todos”, con gran tradición exportadora y una contribución histórica al equilibrio de la balanza de pagos que, a su juicio, convierten la reivindicación del Consell de un nuevo sistema de financiación acorde con las necesidades de este territorio en “una causa justa para atender infraestructuras y servicios que son absolutamente fundamentales”.