Bonig pide la destitución de la consellera de Sanidad por mala gestión y nepotismo

La portavoz de PPCV en les Corts Valencianes, Isabel BonigLa portavoz de PPCV en Les Corts Valencianes y presidenta del PPCV, Isabel Bonig

La síndica del Grupo Popular en Les Corts, Isabel Bonig, ha pedido al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, que destituya a Carmen Montón “ante la mala gestión y el nepotismo” al frente de la Conselleria de Sanidad. Bonig ha señalado que “en Sanidad es donde más se pone de manifiesto la incapacidad para gestionar de este Consell. En Sanidad se ha dado la tormenta perfecta con una consellera que visita más Madrid que la Comunidad Valenciana, que no quiere ser consellera aquí, sino ministra de Servicios Sociales e Igualdad”. Isabel Bonig, Isabel Bonig

La síndica popular ha indicado que nada más llegar paralizaron la demolición de la antigua Fe, que estaba en licitación, y que “un año después siguen sin hacer ni decidir absolutamente nada”. Bonig se ha reiterado y no ha dudado en señalar: “Practican el nepotismo de la señora Montón, con enchufes a montón. La gerente de La Fe, hospital de referencia, se anunció que sería una médico del PSC antes del proceso de concurso, y eso es nepotismo, junto con todos los enchufes y dimisiones de directores”.

Bonig ha seguido lanzando una batería de acusaciones y ha incidido en que “trampean las listas de espera, donde hay 61.099 personas en el primer trimestre”. De hecho, ha asegurado que “en seis meses se ha doblado el número de pacientes con más de seis meses en espera para ser operados, que ha pasado de 4,3% al 9,2%”. Además ha denunciado que “la anunciada reversión  de las concesiones sanitarias nos costará más de 700 millones de euros, y no se sabe qué pasará con sus trabajadores, a los que les dirán la misma mentira que a los de Canal 9, que les rescatarán”.

La síndica tampoco ha desaprovechado la ocasión para referirse a la polémica de las prácticas universitarias en el sector. Al respecto, ha dicho que “en un caso flagrante de incumplimiento y vulneración de la constitución, prohíben a los universitarios de las privadas hacer prácticas en hospitales públicos. Y con ello, incumplen lo establecido en la Constitución porque son profundamente sectarios en su ideología”.  Bonig, sin relajar su tono crítico, ha concluido su intervención con ironía y ha señalado: “Como taurina que soy, señora Oltra, tomo esta ovación de los grupos de la izquierda con orgullo en esta plaza pública”. Isabel Bonig