Castellano, uno para todos

Verdaderamente, ayer el tripartito se puso de punta en blanco para recibir a Serafín Castellano como sólo un hombre (con permiso de Marga Sanz). Todos a una –una vez más el PSPV, Compromís y EUPV- con el mismo discurso catastrofista de la actual realidad valenciana, protagonizaron el debate que organizado por la Real Sociedad Económica de Amigos del País, se celebró en el antiguo conservatorio de Valencia, se ve que por aquello de la buena acústica…

La musicalidad estaba dirigida con el siguiente título: Preocupaciones sociales y respuestas políticas ante las elecciones autonómicas de 2015. Y el coro de convocantes lo formaban el Instituto Medico Valencino, la Societat Coral el Micalet, l’Associació de Cronistes del Regne, el Centre Excursionista de València, el Grup Acció Ecologista Agró y Escola Valenciana. Y ante tal auditorio bien escorado y definido (los venerables Cronistas a parte) y frente a la santísima trinidad sustanciada en Ximo Puig, Enric Morera y la citada Sanz, de nuevo sólo ante el peligro se presentó Castellano para lidiar contra los elementos. Ya dio la cara en el debate con las cartas marcadas y el croupier comprado ante el inminente cierre de RTVV en los mismos estudios de la extinta televisión autonómica.

Los tres partidos de la oposición hicieron frente común contra los populares y aseguraron que si de sus posibilidades demoscópicas depende, el tripartito será un hecho para que el Consell cambie de signo en nuestra tierra. Y frente a ellos, el secretario general del PPCV recordó que un conglomerado de partidos que sólo tiene como nexo el de derrocar al actual Gobierno valenciano es una mezcla antinatural en la que sólo coincide su frente común antiPP.

El portavoz de Compromís, Enric Morera, pidió que los partidos traten de recuperar la confianza en la sociedad civil y en las instituciones, mientras que Ximo Puig, líder del PSPV, defendió la política como solución a los problemas ciudadanos. Y la coordinadora de EU, Marga Sanz, abogó por un consenso social y político que permita mantener el estado del bienestar. Por su parte, Serafín Castellano defendió las políticas “valientes” que el Consell ha llevado a cabo y recordó que frente al tripartito, su partido es el único garante de las señas de identidad “el himno regional, la Senyera y el valenciano”.

“Para el PPCV las señas de identidad ni se venden ni se negocian, son de todos los valencianos. Apostamos por la defensa y potenciación de nuestras señas de identidad y nuestra autoestima como pueblo”.

Con todo, el secretario general del PPCV subrayó el compromiso de Rajoy de revisar el modelo de financiación, diseñado por el PSOE y claramente discriminatorio con los valencianos, con lo que atiende a las tesis que el Presidente Fabra y que prioriza a las personas frente a los territorios. “En la época que vivimos toca hablar y hacer política con mayúsculas y dar soluciones y no problemas”, finalizó su sólo virtuoso, ante la frialdad del respetable, entregado a los tres tenores. La suerte es para los audaces, y Castellano lo fue una vez más. Todos para uno.

Borja Belloch