Compromís propone sustituir la fórmula D’Hont en la elección de senadores autonómicos en Les Corts

Fran Ferri y elección de senadoresEdificio de Les Corts Valencianes

El grupo parlamentario Compromís ha registrado en Les Corts una serie de enmiendas para mejorar la designación de senadores o senadoras en representación de la Comunidad Valenciana, tras una Proposición de Ley de modificación presentada por Podemos-Podem.

Según ha explicado el Síndic de Compromís, Fran Ferri, “consideramos que en necesaria una actualización de la Ley para la designación de senadores autonómicos aprobada en 2010 que sustituyó a la anterior Ley vigente desde 1988, pero entendemos que el nuevo texto normativo debe profundizar en el respeto a las minorías, la proporcionalidad y el equilibrio de poder en la cámara autonómica y no caer en la tentación de sobre representar y atribuir funciones que no le corresponden a las mayorías”. En este sentido, ha subrayado, “no podemos estar de acuerdo en que una mayoría de la cámara pueda destituir a los senadores y senadoras de los grupos minoritarios, tal y como está contemplado en la proposición original”.

Desde Compromís también consideran necesario aprovechar la actualización normativa para incidir en una mayor proporcionalidad en la designación de los senadores y senadoras siguiendo la línea del mandato constitucional, y sustituyendo una fórmula que puede derivar en efectos de desproporcionalidad, como la fórmula D’Hont por la fórmula Sainte-Laguë, que permitiría una mayor proporcionalidad en la atribución, reflejando la pluralidad política presente en Les Corts.

En concreto, según la enmienda presentada por Compromís, la elección de senadores autonómicos pasaría a elegirse en Les Cortes siguiendo el siguiente procedimiento: Primero se ordenan de mayor a menor, en una columna, las cifras de escaños en Les Corts de los diferentes grupos parlamentarios. En segundo lugar, se divide el número de escaños de cada candidatura en una serie de números impares 1, 3, 5, etcétera, con tantos divisores como senadores o senadoras a atribuir. Finalmente, los senadores y senadoras se atribuyen a los Grupos Parlamentarios que obtengan los cocientes mayores, atendiendo a un orden decreciente.

Por otra parte, para Ferri en la Ley de 2010 el PP introdujo un trámite de comparecencia previa que la experiencia parlamentaria ha demostrado ser “intrascendente” y “poco efectivo”. Asimismo, ha señalado que no son necesarios exámenes de valencianía, sino el control al trabajo parlamentario.

Por eso, proponen sustituir la comparecencia previa para un fortalecimiento de la capacidad de la cámara de recibir información sobre la labor desarrollada por los senadores y senadoras, una vez iniciado su mandato, garantizando el derecho de los grupos parlamentarios a reclamar su comparecencia siguiendo el procedimiento para los miembros del Consell, sin necesidad de acuerdo por parte de la Mesa y remarcando su obligatoriedad; así como establecer una comparecencia anual para informar a la cámara de su trabajo.

Según Ferri “la experiencia parlamentaria, como vimos en el caso de la designación como senadora de Leire Pajín, también ha dejado claro que hay que regular los plazos para sustanciar la cobertura de las vacantes evitando que nuevamente un grupo mayoritario haga un ejercicio de filibusterismo antidemocrático retrasando el nombramiento en caso de vacante, como el que protagonizó el PP en el año 2010 con la senadora socialista”.

“Nuestras enmiendas buscan que nunca más tengamos una ley que permita a la mayoría actuar contra las minorías, tal como sufrimos cuando éramos oposición en Las Cortes Valencianas. Queremos fortalecer la democracia y eso pasa por aprender del pasado y apostar por el control parlamentario y las garantías a las minorías”, ha puntualizado Ferri, quien ha concluido: “Queremos que Las Cortes puedan informarse del trabajo parlamentario de los senadores y senadoras, y que cada grupo se haga responsable de su elección al Senado. Que la ciudadanía sepa que hay grupos que envían al Senado gente a trabajar, y otros que envían a Rita Barberá a esconderse de la justicia detrás de su escaño”.