Crece la división interna en Esquerra Unida

Ricardo Sixto, candidato de EUPV al Congreso por la provincia de Valencia

Crece la división interna en Esquerra Unida. Un total de 17 miembros de la Comisión Gestora creada por EUPV –Esquerra Unida del País Valencià-, la marca valenciana de Izquierda Unida (IU), tras la dimisión el pasado mes de enero de la coordinadora general, Marga Sanz, y de la Ejecutiva han criticado este domingo el intento de “bloqueo” y de “entorpecer” la toma de decisiones de esta Comisión por parte de algunos miembros de la formación, que según han apuntado, se encuentra “sin dirección ejecutiva y, por tanto, sin capacidad para hacer política debido a la voluntad de la antigua dirección de dimitir en bloque pero continuar controlando el aparato”. La histórica formación de izquierdas se encuentra, una vez más, sumida en un profundo proceso de debate interno que amenaza la supervivencia de las siglas tal y como las conocemos. Tras las Elecciones Generales, en las que EUPV perdió su acta de diputado, encarnada por quien volviese a ser candidato, Ricardo Sixto, la formación afronta una difícil situación en la Comunitat Valenciana al haber dimitido su anterior dirección. Las dificultades para entrar a formar parte de ‘És el moment’, la candidatura formada por Compromís y Podemos, los resultados electorales, que pese a sumar alrededor de un millón de votos únicamente se tradujeron en dos escaños por Madrid, y el bloqueo del grupo parlamentario en el Congreso que podrían haber formado IU y Compromís, restan cada vez más posibilidades a la formación para seguir manteniendo su actual estructura y denominación.

Prueba de ello es el hecho de que, varios miembros de la actual Comisión Gestora –integrada por un total de 29 personas– han firmado un documento, al que se han sumado algunas de sus caras más visibles como Rosa Pérez Garijo, Ignacio Blanco, Esther López Barceló y Víctor Domínguez, entre otros, en el que aseguran que, según su opinión, en todo momento han cumplido con el mandato dado por el Consell Polític Nacional (CPN) del 16 de enero, “defendiendo que la Comisión Gestora era una dirección ejecutiva interina y como tal, debía ejercer las funciones que hasta el momento ejercía la CE dimitida”.

Asimismo, los firmantes del documento han apuntado que en el Consell Polític Nacional celebrado el viernes, en el que una parte de la formación cuestionó la legalidad de la Comisión Gestora, “se produjo una clara ruptura por parte de aquellos a quienes no les había gustado el resultado del Acuerdo alcanzado en el CPN del 16 de enero, cuestionando su legalidad como mera excusa para forzar la disolución de la Comisión Gestora“.

“Ante tan bochornosa situación”, los firmantes del texto, que abandonaron dicha reunión. Fuentes de la Comisión Gestora han asegurado ahora “no hay margen para la constitución de una nueva Comisión”, al tiempo que han indicado que no están “dispuestos” a formar parte de otra, ya que “no puede ser que cada vez que se vote una cosa y no te gusta, haya que votar otra”.