Denuncian la degradación de la Casa de Concha Piquer

El concejal socialista Vicent Sarriá ha denunciado este domingo la situación de abandono y degradación del histórico barrio de Morvedres en el entorno de la Casa Museo de Conchita Piquer, en las calles Ruaya; Orihuela y Pepita, donde existen numerosos solares con acumulación de basuras y edificios protegidos abandonados pendientes de rehabilitación.

“La desidia del Gobierno Municipal por los barrios de la ciudad está provocando situaciones de degradación intolerables”, ha comentado el concejal socialista Vicent Sarrià, quien ha exigido a la Alcaldesa “que salga de su despacho y compruebe las condiciones en que viven los vecinos de los barrios de la ciudad como consecuencia de  su nefasta gestión durante estos 23 años”.

El  conjunto de edificaciones protegidas de la calle Pepita llevan años con una malla protectora para evitar desprendimientos, sin que la mercantil VIP ACTIVOS SLU que obtuvo licencia en diciembre de 2012  haya iniciado las Entorno Casa Museo Concha Piquer.obras. Ahora, tras 17 meses, el Ayuntamiento la ha caducado al comprobar que no existe voluntad de la propiedad por  rehabilitar los edificios (se adjunta resolución) por lo que el concejal socialista Vicent Sarrià ha remitido un escrito al Delegado de Urbanismo para se incluyan en el Registro Municipal de Solares y Edificios a Rehabilitar  por incumplimiento de los deberes urbanísticos de la mercantil, para que la empresa municipal AUMSA impulse la construcción de vivienda en estos solares y la rehabilitación de las edificaciones protegidas.

Sarrià ha recordado que el barrio de Morvedre tiene planeamiento pormenorizado desde la aprobación definitiva del PGOU en 1989, y por tanto la situación de abandono y degradación que padece es consecuencia de tantos años de abandono, sin que el gobierno Municipal del PP aplique los mecanismos de gestión urbanística necesarios para su rehabilitación y renovación urbana.

Antecedentes históricos

El camí de Morvedre, era ya en el siglo XIV el acceso principal que por el norte tenía València y por tanto desempañaba un importante papel aglutinador de la población a extramuros. Su ampliación, así como el acondicionamiento de los puentes de la Trinitat y Serrans, se enmarcan en las realizaciones que lleva a cabo la Fábrica de Murs i Valls en la segunda mitad de dicho siglo, lo que permitió un aumento demográfico de Morvedre bastante considerable.

Morvedre ha sido un  territorio vinculado a la huerta, hasta que a finales del siglo XVIII aparecen nuevos elementos en la fisonomía de este sector periférico, con establecimientos industriales que surgen en el entorno de las calles de Morvedre.

El inicio de la urbanización de Morvedre y los barrios del entorno comienza  en 1847 durante la alcaldía del Marqués de Campo, dentro de un programa de mejoras en infraestructura y ordenación urbana del Ayuntamiento de València. El Plan de Urbanización de Saidía, daba salida a la antigua carretera de Barcelona y abarcaba hasta la calle de Visitación y el barrio acabó compaginando el uso residencial con el industrial y de servicios comerciales.