Desalojos por la crecida del Ebro mientras en Valencia los embalses necesitan agua

El Gobierno aragonés activó, ayer jueves, el plan de emergencias por inundación después de una nueva crecida del Ebro. Mientras, en Valencia,a principios de Febrero, los embalses estaban a tan solo un tercio de su capacidad. Un hecho que ha vuelto a avivar el debate sobre la política hídrica.

Las autoridades de Aragón llevaron a cabo el desalojo de las viviendas más próximas al Ebro. Brigadas, bomberos y protección civil se han desplegado para ayudar a casas, residencias y pueblos ribereños. La historia que ocurrió a principios de mes se repite, el agua que sobra en dicha zona no se aprovecha para abastecer otras.

Mientras, en la Comunidad Valenciana, 1.6 millones de personas se han visto afectadas por la situación de emergencia debido a la sequía. Muchas zonas han tenido que aplicar restricciones con la finalidad de ahorrar agua. Los embalses del Ebro contienen cerca de 5.800 hectómetros cúbico,mientras que, los embalses de la Comunidad rondan los 800 según los datos del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente.

Ya a principios de mes, el Gobierno valenciano volvió a incidir en el trasvase del Ebro. El discurso político que se traslada desde la Comunidad es el de reivindicar su política hídrica que derogó en su día José Luis Rodríguez Zapatero. Mientras el Ebro sigue experimentando crecidas que superan los 1.000 metros cúbicos, Valencia continúa necesitando agua.

Foto: EFE