Dos expertos defienden el plan de protección del centro de Valencia del PP

La arquitecta Inés Sebastian y el profesor de Urbanismo José Ignacio Casar, impartieron este martes una conferencia en la que detallaron el contenido del Plan Especial de Protección de los Entornos de los Bienes de Interés Cultural (BIC) de la zona centro de Valencia desarrollado por el PP y actualmente que se encuentra en fase de exposición pública.

El proyecto se ha desarrollado para “conservar desde el punto de vista patrimonial” 29 BIC, 27 Inmuebles de Bien de Relevancia Local, 12 elementos urbanos y 414 edificaciones protegidas por su trascendencia arquitectónica. Así lo matizó el concejal de Urbanismo, Alfonso Novo. Es, apuntó, el plan de protección de entornos BIC “más amplio y significativo de la ciudad” de gran importancia desde el planteamiento del equipo de Gobierno “porque protege y establece cautela ante cualquier actuación que se vaya a llevar a cabo en los entornos de estos Bienes y porque agiliza las licencias de cualquier intervención, salvo que afecten a BIC, porque el Ayuntamiento podrá conceder esas licencias  sin necesidad de informar a la Dirección General de Patrimonio”, continuó el edil.

Además de este plan de la  zona centro, que de momento, en período de exposición pública, ha recibido siete alegaciones, el Ayuntamiento contempla otros tres Planes Especiales. Uno de ellos que comprende las dos márgenes del antiguo cauce del río Turia y que incluye un total de seis Bienes de Interés Cultural, que ya ha sido aprobado; otro que afecta a las Torres de Quart, el Jardín Botánico y la Iglesia de San Miguel y San Sebastián,  que está bastante avanzado y próximamente se aprobará; y un tercer Plan Especial entre las calle Xàtiva y Guillem de Castro, con seis Bienes de Interés Cultural, según apuntaron fuentes municipales.

Estos Planes Especiales, que aglutinan la normativa urbanística vigente en estos ámbitos, “contemplan la regulación de usos y actividades, la definición de zonas y condiciones de intervención sobre el patrimonio arqueológico, el tratamiento del espacio público, la jerarquización de la estructura viaria y regulación del uso, de la accesibilidad y estacionamiento de vehículos y transporte, la prioridad de los recorridos peatonales, la revisión, actualización del catálogo de Bienes y Espacios Protegidos con definición de grados de protección y niveles de intervención, la regularización de la publicidad y el régimen de la nueva edificación”.

Por ello, “en estos planes trabajan coordinadamente distintos servicios municipales que, por otra parte, van otorgarle  un tratamiento específico a algunos emplazamientos singulares comos son la plaza de la Reina y la de la Virgen o el entorno del Mercado Central, en los que se trabaja para  ganar espacio de uso y disfrute de los ciudadanos”, concluyó Novo.