El Consell abre la puerta a la inversión en puertos

La nueva Ley de Puertos que tramita el Consell abre la puerta a la colaboración público privada para el desarrollo de la norma y la promoción de nuevos puertos. Así lo explicó este viernes la consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig, que matizó que el Gobierno valenciano no tiene la intención de “hacer puertos en todos los sitios”.

El pleno del Consell aprobó este viernes el Proyecto de Ley de Puertos que tiene por objeto establecer la organización portuaria de la Generalitat y regular la planificación, construcción, gestión, explotación y disciplina en materia de puertos de conformidad con lo dispuesto en el Estatuto de Autonomía. La Comunidad Valenciana cuenta con cinco puertos de autoridad estatal y 37 de competencia autonómica, en los que cuentan con 358 concesiones y autorizaciones.

Bonig explicó que la normativa pretende facilitar la actividad vinculada a los puertos autonómicos. Para ello, la planificación portuaria se concibe “de forma novedosa” en un sistema de doble ordenación, la estructural y la funcional.

En cuanto a la estructural, se prevé redactar un Plan de Infraestructuras Portuarias de la Comunidad Valenciana, con el carácter de plan de acción territorial de carácter sectorial y, cuando de manera excepcional fuera necesario por constituir una reordenación integral del puerto, un Plan Especial de Ordenación Portuaria. En la segunda se regula la herramienta fundamental de la ordenación dentro del sistema portuario de la Generalitat, mediante un instrumento de delimitación de los espacios y usos portuarios y se establece el régimen de las obras portuarias.

Sobre la Gestión del dominio público portuario, se establecen las premisas para acometer la construcción de nuevos puertos y la ampliación de los ya existentes. En este ámbito, se prevé la colaboración público privada en la promoción de nuevos puertos e infraestructuras portuarias. La iniciativa privada entraría mediante la presentación de estudios de viabilidad, que requieren en todo caso su admisión a trámite y aprobación administrativa.

Por otro lado, la nueva Ley de Puertos introduce novedades en las tasas por uso y ocupación de espacios en los puertos al partir de la actividad y ocupación efectiva para determinar el importe de la tasa. Con las excepciones de la tasa por primera venta de pescado y por instalaciones náutico-deportivas.

Bajo el epígrafe de régimen de disciplina portuaria, la norma también regula, por un lado, la policía de los puertos; por otro, las infracciones y sanciones. En este sentido destaca la especificación de las obras y actuaciones realizadas de forma irregular o la información que sobre tráficos y actividades debe disponer la administración portuaria.

Por último, el texto aprobado por el Consellse crea un comité de I+D+i y formación que propondrá los programas de desarrollo, canalizará las ayudas de los organismos públicos y coordinará las acciones específicas que puedan concertarse mediante convenio.