El Consell elaborará un plan integral de salud mental y habla de castigo del antiguo Gobierno

Igualdad garantizará a las personas con trastorno mental grave la atención residencialIgualdad garantizará a las personas con trastorno mental grave la atención residencial

El Gobierno valenciano trabaja en la creación de un plan integral de atención de salud mental, inserto en un espacio sociosanitario que promueva un cuidado basado en la autonomía del paciente. Así lo ha anunciado la vicepresidenta del Consell y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, durante la visita al Centre Específic Malalts Mentals (CEEM-XÀTIVA), “Sería conveniente tener en cuenta que, muchas personas con enfermedades mentales graves, sufren discapacidades que limitan sus posibilidades de vida independiente”, ha precisado la consellera, que ha advertido que, cuando la integración comunitaria fracasa por falta de apoyo familiar, escasa protección social o carencia de apoyo residencial, “se corre el riesgo de que la persona se encuentre sin hogar”.

De hecho, ha continuado, “en el 35 por ciento de las personas sin hogar, la enfermedad mental puede considerarse como factor causal de su situación”. Esta proporción “se eleva hasta el 50 por ciento de los casos si incluyen los trastornos por consumo de sustancias”. Por ello, la vicepresidenta ha remarcado que los programas de apoyo social y residencial “son una necesidad sociosanitaria prioritaria” en este colectivo.

Asimismo, la vicepresidenta ha destacado que, cuando hay “voluntad política”, es posible sacar adelante proyectos como este; al tiempo que ha explicado que las cuestiones de salud mental tienen incidencia, principalmente, en el ámbito de la sanidad. Sin embargo, ha precisado que juegan un papel muy importante las cuestiones de exclusión y, en ocasiones, la vulneración de derechos de las personas que padecen esta situación.

Promoción de la autonomía personal

En este punto, ha defendido que el espacio sociosanitario para la atención de quienes padecen trastornos mentales “no puede ser una mera superposición de respuestas separadas, sanitarias por un lado y sociales por otro”. Así, la consellera ha señalado como “factor clave” la necesidad de incorporar el carácter inclusivo de la discapacidad mental, “de modo que se dirija a promover la autonomía personal y la vida independiente y asegure la libertad de decisión y de configuración de apoyos”.  Se trata, ha afirmado, de que las personas que ingresen en los centros se sientan como “en casa”, con recursos que se parezcan, cada día más, a lo que es “un hogar”, frente a los formatos de macrorresidencias impulsadas hasta ahora, o aquellos que se parecen o emulan “centros de internamiento”.

Por otra parte, la vicepresidenta ha lamentado el “castigo y abandono del antiguo gobierno a lo largo de 20 años” en esta materia y ha indicado al respecto que, la valenciana, es la última autonómia en la atención a la salud mental. Frente a ello, el actual Gobierno valenciano apuesta por la creación de un espacio sociosanitario en el que llevar a cabo “intervenciones integrales con las personas con diversidad funcional”.

Oltra ha recordado así que, el departamento que dirige, ha creado 526 nuevas plazas para personas con diversidad funcional y personas con enfermedad mental crónica, gracias a la apertura de 8 nuevos centros y la ampliación de plazas subvencionadas en instalaciones ya en funcionamiento, “todo ello con un coste para su financiación de 4.910.960 euros”.

Comisión Delegada de Inclusión y Derechos Sociales

Los trabajos de coordinación e implementación del nuevo modelo de atención a la salud mental se llevarán a cabo en el marco de la Comisión Delegada de Inclusión y Derechos Sociales. En este órgano se coordinan las políticas relativas a los ejes 1 y 3 del Pacte del Botànic, que se centraban en rescatar y gobernar para las personas. Su propósito, ha recordado Mónica Oltra, es “superar los vicios que tenía el gobierno antiguo, donde las políticas en el campo social no estaban coordinadas”.  En esta línea, la consellera ha insistido de este modo en que el plan integral de salud mental “no trata de fusionar los sistemas sanitarios y de servicios sociales, sino de prestar atenciones de manera integral, comunitaria y continuada mediante una estrategia que requiere de una integración suave y una coordinación fuerte” entre ambos espacios de atención.