El endeudado circuito urbano de F1 de Valencia pasa página con su nuevo uso público

Circuito urbano de F1 de ValenciaCircuito urbano de F1 de Valencia

El endeudado circuito urbano de F1 de Valencia pasa página con su nuevo uso público. La Generalitat Valenciana llevará al próximo pleno del Consell un acuerdo en el que da por finalizadas las obras realizadas con motivo de la F1 que se le encomendaron al antiguo Ente Gestor de la Red de Transportes y Puertos (GTP), actual Entidad de Infraestructuras de la Generalitat (EIGE), para poder dedicar estas infraestructuras creadas para la F1 a un “uso civil” y “no meramente deportivo” y poder “pasar página” del evento.

Así lo ha dado a conocer este miércoles la consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, a los medios de comunicación en unas declaraciones realizadas enfrente del antiguo Tinglado 4, que fue la línea de salida del Gran Premio de Europa de F1 durante los años de celebración.

“Esta línea de salida se convierte hoy en una línea de meta y de pasar página de la F1 para que estas instalaciones tengan un uso civil y no meramente deportivo”, ha indicado la consellera, quien ha destacado que esta decisión supone un “paso firme” y el comienzo de una “nueva etapa” y “pasar página de los desmanes y excesos del PP”.

En concreto, Salvador ha detallado que ese uso civil del circuito de F1 supone ceder los tinglados al Ayuntamiento de Valencia y al Puerto los espacios que le corresponden a esa entidad para que se puedan hacer actuaciones que pidan las empresas y que ahora no se pueden llevar a cabo. “Desbloqueamos una situación que llevaba años paralizada”, ha resumido.

 

Gastos heredados por valor de 98,13 millones y 7,5 extras anuales

La Entidad de Infraestructuras de la Generalitat Valenciana (EIGE) se ha hecho cargo de 98,13 millones de euros por gastos en la F1, “heredados” del Gobierno de Francisco Camps, y pagar 7,5 millones anuales a partir de 2016 para financiar un préstamo de otros 60 millones de euros.

Hasta que arrancaron las obras, el recinto automovilístico de F1 se encontraba repleto de palés, vallas de hierro y basura. La pasarela peatonal se encontraba abandonada. Ante la ausencia de carreras, los vecinos exigieron que se limpie y se le dé un uso público. El nuevo Consell ha cumplido.