El endeudamiento por habitante en la Comunitat crece un 12%

La Sindicatura de Comptes ha entregado en Les Corts el Informe de la Cuenta General de Entidades Locales correspondiente a 2012 que refleja que el endeudamiento por habitante ha crecido un 12 por ciento debido, entre otras razones, al Plan de Pago a Proveedores de entidades locales.

Este informe recoge y analiza la información económico-financiera de las 599 entidades locales –el 91 por ciento del total– que han remitido sus cuentas a la Sindicatura en el plazo establecido. De ellas, 511 son municipios, lo que supone el 94 por ciento de los ayuntamientos y el 95 por ciento en términos de población, según ha informado la Sindicatura en un comunicado.

En este informe, el órgano de fiscalización destaca especialmente la no presentación de cuentas de ayuntamientos de más de 20.000 habitantes, como son los casos de Alboraya, La Vila Joiosa y Orihuela, así como de Sueca y Sant Joan d’Alacant, que lo han hecho una vez cerrado el plazo para su inclusión en la Cuenta (en diciembre de 2013).

La comprobación de las cuentas refleja que si bien los municipios han mejorado su situación económica, en cuanto a remanente de tesorería y capacidad de financiación, han empeorado su situación financiera al volver a recurrir al crédito y aumentar sus deudas a largo plazo en un 16 por ciento hasta situarlas en 2.772 millones de euros.

El endeudamiento a corto con entidades de crédito asciende a 325 millones de euros, un 8 por ciento más. Al respecto, ha destacado que esta evolución ha provocado que el endeudamiento por habitante crezca un 12 por ciento, después de haber descendido el ejercicio anterior en un 3 por ciento.

Para la Sindicatura de Comptes, estos datos se explican por la realización ese ejercicio del Plan de Pagos a Proveedores de entidades locales, “que ha transformado deuda comercial en deuda financiera, lo que también ha influido en la mejora del remanente de tesorería”.

El análisis económico de las entidades analizadas refleja que de forma general, los municipios han reducido el gasto y la inversión por habitante, mientras han elevado los ingresos. En concreto, el Impuesto de Bienes Inmuebles ha crecido un 10,22 por ciento y el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana –conocido como ‘plusvalía’– lo ha hecho un 7,91 por ciento.

En conjunto, los ingresos por habitante se sitúan en torno a los 1.000 euros, con crecimientos del 22,25 por ciento en los municipios de Alicante, del 12,64 por ciento en Valencia y del 10,99 por ciento en los de Castellón.

En cuanto a la inversión por habitante, se reduce un 58 por ciento en los ayuntamientos alicantinos, un 41,89 por ciento en los valencianos y un 41 por ciento en los castellonenses.