El escaño más codiciado: ¿quién será ‘el Palleter’ en Bruselas?

Ya se ha deshojado la margarita de las listas electorales de cara al Parlamento europeo. Ya era hora, queda menos de un mes para los comicios y, si para los partidos políticos son tan importantes, era necesario poner toda la carne en el asador. Sobre todo, cuando las encuestas hablan de una participación de poco más del 45%.

Pero ¿cuál será el peso de la Comunidad Valenciana en estas elecciones? Para analizar la presencia de la ‘terreta’ en las listas de los principales partidos españoles hablamos con Guillem Bertomeu, de la Asociación Valenciana de Consultores Políticos. Su primera reflexión es clara: “la representatividad territorial debe de ser un factor muy a tener en cuenta en todas las campañas electorales y parece ser que en las ‘cloacas’ de los grandes muchas veces no se tiene en cuenta ese ‘particularismo’ territorial del que escribía Ortega y Gasset en su ‘España invertebrada'”.

Uno de los nombres valencianos que sonaba con más fuerza para encabezar una candidatura europea era la del exconseller popular Esteban González Pons, que finalmente ocupará el número dos de la lista liderada por el exministro Miguel Arias Cañete. En la candidatura del PP hay cuatro valencianos, pero sólo González Pons tiene asegurada su salida. La alicantina Eva Ortiz figura en el puesto 20, uno de los llamados ‘sufridores’, ya que las encuestas dan a los populares entre 19 y 21 eurodiputados. Por tanto Juan Carlos Caballero y Carla Miralles, muy por debajo de esos números, casi seguro no tendrán posibilidad de ocupar escaño en el Parlamento Europeo.

Para el PSPV la designación de la candidatura europea fue “un jarro de agua fría desde Ferraz”, describe Bertomeu, al día siguiente de que los socialistas valencianos cerraran sus “mediáticas primarias”. Este experto en marketing y comunicación política cree que Blanquerías (la dirección socialista en la Comunidad Valenciana) no hay sido muy tenida en cuenta con la inclusión en el número siete de la lista de Inmaculada Rodríguez-Piñero, a la que considera más bien “pseudovalenciana”, ya que es nacida en Madrid, todos los cargos políticos los ha tenido a nivel nacional y en Valencia sólo ha ejercido su carrera funcionarial. Conclusión, “ella no va a ser nuestro Palleter en Bruselas ni mucho menos”.

 

Marginados por UPyD

Con todo, el del PSPV no es el caso más sangrante, sino que es UPyD el partido que lidera el ranking de escaso peso valenciano. A pesar de que las últimas encuestas le otorgan hasta 5 eurodiputados, el primer valenciano en su lista electoral está en el número 14. Por delante figura un representante de la Ciudad Autónoma de Melilla en el puesto 7. “Curioso”, en opinión de Bertomeu. Entre los 5 primeros puestos está Maite Pagaza, “que es la cara amable y conocida de la candidatura”, y cuatro integrantes por Madrid.

El analista político reconoce que “el autonomismo no es la fuerza de UPyD”, aunque considera que entre los motivos de esta discriminación también ha podido pesar la victoria interna de los no ‘oficialistas’ en el congreso regional del partido de Rosa Díez. Y tras ello el diputado por Valencia, Toni Cantó, “aún tiene la osadía de decir que Elena Valenciano y Arias Cañete no tienen la cualificación para ser candidatos”. “Habrá que comparar currículums entre Cantó y Cañete”, sugiere Bertomeu, quien cree que a Cantó “le pierden estos eslóganes de titular, que en los pocos años que está como servidor público le han jugado ya bastantes malas pasadas”.

 

Más peso relativo en los pequeños

Una valenciana con altas posibilidades de ocupar sillón en el Parlamento Europeo es Marina Albiol, número cuatro de la candidatura de IU (formación a la que las mejores encuestas dan hasta nueve representantes). Aunque Bertomeu se pregunta si en Bruselas “estarán preparados para deleitarse con las camisetas protesta” de la diputada castellonense, que quiere llegar a Europa “a golpes”, como reza su eslogan de campaña.

Compromís presenta, para su coalición Primavera Europea, al único cabeza de lista valenciano (y con posibilidades de obtener el acta de eurodiputado), el alcalde de Burjassot, Jordi Sebastià. Este experimento puede ser la sorpresa del 25-M o la gran decepción, y es que los sondeos ofrecen un interesante baile de cifras para los ecosocialistas.

La conclusión de este análisis es que el peso valenciano no ha mejorado posiciones en el conjunto de las candidaturas europeas de los principales partidos españoles. En el peor de los casos habría tres representantes de la Comunidad Valenciana en Europa: González Pons, Rodríguez-Piñero y Albiol, frente a los cuatro que trabajaron por nuestras tierras en la legislatura que ahora acaba. En el mejor de los casos la presencia valenciana podrían ejercerla hasta cinco eurodiputados, si sale también la popular Eva Ortiz y Compromís consigue acta. Un avance minúsculo teniendo en cuenta no sólo en peso poblacional, sino también económico, de la región.