El Jurídic da la razón al Consell sobre el valenciano

El Consell Jurídic Consultiu ha dado una respuesta clara. La definición de valenciano incluida en el ‘Diccionari Normatiu Valencià’ de la Acadèmia Valenciana de la Llengua “no se acomoda” a lo que establecen el Estatuto de Autonomía y la ley de creación de la institución académica. La resolución cumple, de este modo, con las expectativas del Consell, que había solicitado un dictamen por entender que la AVL se había extralimitado en sus competencias.

Como ya adelantó VLC News este miércoles a las 15 horas, el CJC aprobó por unanimidad un informe en el que recuerda que la lengua propia de la Comunitat Valenciana es el valenciano y que es esta norma la que debe utilizarse para definir el vocablo. El órgano jurídico da continuidad así a un dictamen anterior, consecuencia de un debate parecido en 2004, En aquel escrito quedaba claro el espíritu y la letra del Estatuto sobre cualquier interpretación que pueda hacer la AVL o cualquier institución meramente técnica.

La consellera de Educación, Cultura y deporte, María José Català, se mostraba prudente horas antes de conocer el contenido del informe que ella misma había solicitado. Su departamento estudiará el dictamen y, a lo largo de las próximas horas, podría valorar el texto y el abanico de posibilidades de actuación que ahora se abre.

Al no haber trascendido más detalles sobre el contenido del informe del CJC, también en la AVL se mostraron cautos este miércoles al valorar su alcance. Fuentes de la institución explicaron que este jueves se reunirán los órganos de gobierno de la Acàdemia para estudiar el dictamen.

“No es una situación fácil” la que ahora se dibuja, explicaron las mismas fuentes. En el seno de la entidad normativa se ve complicado enmendar el ‘Diccionari’ a estas alturas, una semana después de su publicación en la web de la institución. Además, la obra fue aprobada por una amplia mayoría de los académicos.

Sin embargo, ahora queda claro que la definición que ese ‘Diccionari’ realiza sobre el valenciano (“lengua románica hablada en la Comunitat Valenciana, así como en Cataluña, las Islas Baleares, el departamento francés de los Pirineos Orientales, el Principado de Andorra, la franja oriental de Aragón y la ciudad sarda de l’Alguer, lugares donde recibe el nombre de catalán“) no tiene un apoyo jurídico.

La acepción del catalán, muy similar (“lengua románica hablada en Cataluña, así como en las Islas Baleares, el departamento francés de los Pirineos Orientales, el Principado de Andorra, la franja oriental de Aragón, la ciudad sarda de l’Alguer y la Comunitat Valenciana, donde recibe el nombre de valenciano”), queda también en un limbo jurídico, al incluir la primera.