El Palacete de Ayora, sin vigilancia ni uso, se convierte en lienzo para vándalos

El Palacete de Ayora y su jardín, uno de los “15 monumentos invisibles” de Valencia por su falta de horarios de apertura al público, ha aparecido lleno de pintadas. Se trata del único BIC existente en el barrio de Ayora, dentro del distrito de Camins al Grao, y no ha superado los tres años con la cara limpia.

En 2011 se invirtieron 40.000 euros para la rehabilitación del edificio, basadas en tareas de albañilería y pintura. El objetivo era destinar el inmueble a un equipamiento público, contando con una gran conexión de transporte público (línea 32 de la EMT y 5 de Metrovalencia). Ya entonces la asociación Círculo por del Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, la misma que estos días ha descubierto las pintadas en diversas fachadas del palacete, apostaba por la creación de una biblioteca pública (liberándose del coste que supone para el Consistorio el alquiler del bajo para ofrecer ese serivicio en Vicent Casp i Verger).

Actualmente sigue sin dársele un uso ni vigilancia, dando lugar a que el palacete se pueda convertir en lienzo y objetivo de actos vandálicos como está ocurriendo. Los graffitis están por diversos puntos de la fachada del edificio y, según afirman desde la asociación de defensa del patrimonio, “han sido realizados recientemente puesto que la pequeña valla de acceso al mismo estaba abierta”.