El Parlamento valenciano, entre los menos transparentes

Seguramente no será uno de los parlamentos regionales en los que los diputados trabajen más días al año, pero es que Les Corts aprueba por los pelos en transparencia. La Cámara valenciana obtiene un 52,6 sobre 100 en el primer Índice de Transparencia de los Parlamentos (IPAR) elaborado por la organización Transparencia Internacional. Bastante por debajo de la media de las 19 cámaras analizadas, situada en 64,1 puntos sobre 100.

Los parlamentos de Cantabria y Navarra y el Senado son, por este orden, las cámaras legislativas más transparentes de España según este estudio. Una amplia mayoría, 16 de los 19 parlamentos analizados, supera los 50 puntos sobre 100 y sólo tres no alcanzan el aprobado (Baleares, Canarias y Murcia) según informa Europa Press.

En el caso del Parlamento valenciano, los indicadores más bajos los obtiene en el apartado de transparencia en las contrataciones de servicios, con 20 puntos sobre 100 -la media es de 51,2-, y en transparencia económico-financiera, con 22,2 puntos sobre cien -la media es de 49,2-. Tampoco llegan al aprobado en los indicadores de la nueva Ley de Transparencia, con una nota de 41,7 sobre 100 -la media es de 58,6-.

Las Corts Valencianes, en cambio, obtiene una puntuación de 100 en información sobre el funcionamiento de la actividad parlamentaria, un 56,6 en relaciones con los ciudadanos y la sociedad -lo que la sitúa en quinto lugar por la cola, donde la media es de 63,2-, y un 56 en información sobre el parlamento -antepenúltima, donde la media es de 73,2-.

Durante la presentación del informe en Madrid, el presidente de Transparencia Internacional-España, el catedrático Jesús Lizcano, ha destacado la actitud de “colaboración” que han mostrado en general las cámaras legislativas con la organización y el “importante incremento” de su transparencia a lo largo del periodo de evaluación, ya que partían de un “escaso nivel informativo”. La puntuación media inicial (en diciembre de 2013) fue de sólo 25,6 puntos sobre 100, mientras que la definitiva (en febrero de 2014) alcanzó los 64,1 puntos.

Esto evidencia un interés por ampliar la información que hacen pública los parlamentos en sus páginas web, según han explicado los autores del estudio, que sólo han evaluado si la información requerida está disponible, pero no la calidad de dicha información ni de la gestión de las instituciones.

Asimismo, los resultados son claramente más altos que los que se alcanzaron en las primeras ediciones del Índice de Transparencia de los Ayuntamientos (52,1), el Índice de Transparencia en la Gestión del Agua (51,2) y el Índice de Transparencia de las Diputaciones (48,6). Solo en el Índice de Transparencia de las Comunidades Autónomas se registró una puntuación media superior (71,5).

El de Cantabria es el único parlamento que consigue una nota de sobresaliente (98,8). Le siguen con las mejores puntuaciones el de Navarra (87,2), el Senado (83,8), Aragón (79,7) y Castilla-La Mancha (79,5). El grupo de las cámaras legislativas que obtienen una peor puntuación lo lidera Murcia (42), seguido por Canarias (42,3), Baleares (45), Madrid (51,3) y la Comunidad Valenciana (52,6), quinta por la cola y con un aprobado raspado.