El PPCV pide al Gobierno catalán respeto para los valencianos y solicita un cambio en la Ley de Subvenciones

Santamaría exige a Ribó que "recupere la concordia en la ciudad que Grezzi está dinamitando"Santamaría exige a Ribó que "recupere la concordia en la ciudad que Grezzi está dinamitando"

El secretario general del Grupo Parlamentario Popular (GPP) en les Corts, Luis Santamaría, pide “un plus” de respeto para los valencianos al Gobierno catalán. Santamaría ha afirmado que los valencianos «son dueños de su propio futuro». Esta declaraciones se han producido a partir de las afirmaciones de hace dos días del conseller de Justícia del gobierno catalán, Germà Gordó, en las que según el GPP el conseller catalán apostaba por dar nacionalidad catalana a los valencianos en unos hipotéticos Países catalanes. Además el diputado popular ha criticado que ningún miembro del Gobierno valenciano haya salido a desautorizar estas manifestaciones, «lo que nos hace preguntarnos si es que en el fondo hay cierta sintonía», ha añadido.

Para los populares, la reunión Puig-Mas ha sido «tomadura de pelo de cara a los valencianos». Asimismo, Santamaría ha criticado que Puig «retome la actividad política sentándose con alguien que apuesta por el proceso “rupturista” en España, que pone en peligro la convivencia entre todos los españoles y que ataca a los valencianos cuando nos asignan el papel de mera comarca de unos hipotéticos Países catalanes».

Además, Santamaría ha anunciado que desde el GPP se va a instar al Gobierno valenciano a que modifique la Ley Valenciana de Subvenciones, para que ninguna asociación con sede en el Territorio valenciano reciba fondos destinados a un fin contrario al ordenamiento jurídico.

Por su parte, la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ha afirmado que «el Consell trata de ocultar su ideología para engañar a los ciudadanos, solo les interesa el poder». Bonig ha afirmado que los consellers, y especialmente la vicepresidenta, Mónica Oltra, «hacen teatro cuando se ponen ante los medios de comunicación y no dicen realmente lo que piensan». Bonig ha añadido sobre la vicepresidenta del Gobierno valenciano «no controla a los suyos ni en Benicàssim -donde Compromís pedía el boicot al concierto del cantante Matisyahu-, ni a los alcaldes que están prohibiendo fiestas religiosas, ni a su compañero de partido y conseller Vicent Marzà que deja en evidencia a todo el Gobierno y al que no hace más que justificar. ¿Si no controla ni a los suyos cómo va a gobernar para cinco millones de valencianos?».