El PSPV asegura que presionará al estado para corregir desequilibrios

Julian López, el secretario de Hacienda del PSPV y portavoz de Hacienda del Grupo Socialista en el Congreso de los DiputadosJulian López, el secretario de Hacienda del PSPV y portavoz de Hacienda del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados

El responsable de Economía del PSPV y cabeza de lista por Alicante, Julián López, ha asegurado este viernes que “el futuro gobierno de la Generalitat, si los ciudadanos dan a los socialistas su confianza a partir del 24 de mayo, pedirá a Rajoy y a todas las instituciones del Estado, con el nivel de exigencia adecuado, lo que la ciudadanía se merece, es decir, que se cumpla la ley y se corrijan los desequilibrios en financiación”.

Además, ha indicado que pedirán que “se compensen a las autonomías por las decisiones que ha tomado el gobierno de España y que les han supuesto pérdidas de ingresos”.

López, en un comunicado, ha manifestado que “los socialistas siempre han defendido la necesidad de acudir a todas las instancias para exigir lo que a los valencianos nos corresponde”. Sin embargo, ha denunciado que “el Gobierno de Fabra ha hecho dejación de funciones, ha dejado de exigir la corrección de los desequilibrios en materia de financiación que está prevista en la ley”.

Asimismo, ha lamentado que “ahora también se ha demostrado que por dejar de exigir y de pedir, Fabra ha callado cuando ha comprobado que los beneficios fiscales otorgados al ‘banco malo’ se han traducido en pérdidas de recaudación para las comunidades autónomas“.

De hecho, ha señalado que “no es el primer caso, son muchos los casos en los que no ha operado el principio de lealtad institucional” y ha añadido que “si el gobierno de España concede beneficios fiscales y éstos se traducen en pérdidas de recaudación para las autonomías, lo que tiene que hacer, según la ley, es compensar a las autonomías”.

Sin embargo, ha denunciado que “la sumisión de Fabra y el hecho de que haya dado prioridad a su nominación como candidato antes que defender los intereses de la ciudadanía”, ha provocado que el resto de prioridades “estén a la cola”.