El PSPV busca integrar a los jóvenes en las candidaturas

Más de 400 alcaldes y concejales del PSPV han impulsado la iniciativa para que las candidaturas socialistas a las próximas elecciones municipales incluyan un 20 por ciento de menores de 30 años en puestos de salida, al considerar que “la participación de los jóvenes es vital para su futuro“, en palabras del vicesecretario de Relaciones Institucionales del PSPV-PSOE, José Manuel Orengo.

Así lo ha señalado en la II Convención de Pueblos y Ciudades que ha celebrado este sábado la formación en Castellón, donde ha remarcado el “firme compromiso” del PSPV de “seguir avanzando en la configuración de la alternativa que necesitan los ciudadanos de la Comunitat” para “acabar con la lacra del paro”, para lo que trabajan en consolidar su vocación municipalista y ampliar la participación ciudadana”.

Durante el encuentro, en el que han participado alcaldes y concejales socialistas, como la portavoz en el Ayuntamiento de Castellón, Amparo Marco, el secretario de Pequeños Municipios, Josep Gisbert, el vicesecretario de Educación, Formación y Empleo, Miguel Soler, y el secretario general del PSPV, Ximo Puig, se han debatido tres ponencias acerca de luchar para que la política económica de la UE se centre en la creación de empleo, dar un nuevo impulso a la autonomía municipal e incrementar la participación ciudadana, especialmente la de los jóvenes.

Orengo ha insistido asimismo en la “necesidad de que se derogue” la nueva Ley de Bases de Régimen Local al considerar “más necesario que nunca que los pueblos y ciudades dispongan de la autonomía y los recursos necesarios para atender y dar respuesta a las principales demandas de la ciudadanía”. A su juicio, “es necesario impulsar la actividad económica para generar empleo y que los ciudadanos dispongan de unos servicios públicos de calidad”.

Mientras los gobiernos de Fabra y Rajoy pretenden convencernos de que ha hemos salido de la crisis, cada día han más personas que no reciben ningún tipo de prestación por desempleo, el trabajo es más precario y los salarios más bajos”, mantiene Orengo, quien destaca que “muchos ciudadanos se acercan a sus alcaldes y concejales porque son la primera puerta a la que llaman quienes más ayuda necesitan de la administración”.