El PSPV también quiere primarias en las ciudades

El PSPV hace balance positivo de las primarias abiertas en las que los socialistas han elegido a su candidato a la Generalitat. Por eso, se plantea trasladar este proceso a la elección de los candidatos a la alcaldía de las principales ciudades de la Comunidad Valenciana. Aunque, en este caso, no se celebrarían hasta el otoño de este año.

El portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig, volvió a apostar este martes por la celebración de primarias abiertas en las ciudades. Calabuig traslado su intención hace ya unos meses tanto a la vicesecretaria general y al secretario de Organización del PSOE, Elena Valenciano y Óscar López, como al secretario general del PSPV, Ximo Puig.

Aunque en la dirección del PSOE no son muy favorables a que esta práctica se extienda en los municipios sin control, la posición actual del PSPV ha dado alas a la posibilidad de repetir experiencia, al menos, en la ciudad de Valencia. El propio Ximo Puig advirtió el lunes de que “la democratización de los partidos es irreversible”.

Las primarias abiertas son una “oportunidad que no deberíamos desaprovechar”, destacó Calabuig. El portavoz socialista expresó su deseo por que las normas que impongan los órganos de dirección del PSOE “nos dejen hacer el proceso electoral más abierto posible a la ciudadanía”.

Además, la victoria de Puig en las primarias aumenta también las posibilidades de que Calabuig, que desde el principio ha ido de la mano del secretario general del PSPV, repita como candidato al Ayuntamiento de Valencia. Sería el primer cabeza de lista socialista en repetir candidatura en 24 años de victorias de Rita Barberá.

Con unas primarias abiertas de por medio (Calabuig ya ganó unas, en su versión restringida, en 2010 contra Manuel Mata), el candidato socialista podría ganar ese plus de movilización que le falta al electorado del PSPV en la ciudad. Y, tras los resultados del domingo, en su entorno creen que también saldría victorioso.

Eso sí, antes de volver a embarcarse en un proceso así, los socialistas tendrán que intentar movilizar a su electorado en las elecciones europeas. Será un excelente momento, el 25 de mayo, para comprobar si esas ganas de participar se mantienen en el tiempo o si han sido un espejismo. “Una vez superara la cita europea, volveremos al proceso de las primarias”, apostilló Calabuig.