El servicio de limpieza de Alicante mantiene la huelga del lunes

Los trabajadores del servicio de limpieza viaria y recogida de basuras de Alicante han calificado este viernes de “estafa” las negociaciones del nuevo convenio colectivo tras conocer que los beneficios incluidos en el anterior convenio venían recogidos en la adjudicación realizada por el Ayuntamiento a la contrata, la UTE Alicante, y en el canon que abona el consistorio por ese concepto.

En una comparecencia ante los medios en las puertas del Ayuntamiento de Alicante, el presidente del comité de empresa, Mariano García, ha manifestado su “malestar” y ha asegurado que le “preocupa” la tardanza hasta la reunión entre trabajadores y el equipo de Gobierno, que se produjo este jueves.

Asimismo, ha recalcado que el lunes 20 de enero a las 0.00 horas dará inicio la huelga “si antes no hay acuerdo”, aunque ha reiterado que desde el comité siempre están dispuestos a negociar. De hecho, esta misma tarde a las 16.00 horas tendrá lugar un nuevo encuentro entre UTE Alicante y los representantes de sus trabajadores para abordar los servicios mínimos de este paro indefinido.

Por su parte, el concejal de Atención Urbana, Andrés Llorens, se ha mostrado “sorprendido” por la “marcha atrás” de los trabajadores después del preacuerdo alcanzado entre el comité y la empresa, que algunos miembros de la representación sindical calificaron como bueno.

Así lo ha manifestado en declaraciones a Europa Press tras la reunión que han mantenido las concejalías de Seguridad Ciudadana, Atención Urbana y Sanidad con la Subdelegacion del Gobierno para abordar el inicio de la huelga indefinida.

Llorens ha resaltado el papel “nulo” del Ejecutivo local en la negociación colectiva, puesto que el único compromiso que asumió era el mantenimiento de tablas salariales y puestos de trabajo, dejando el resto como tarea de la negociación colectiva.

Asimismo, ha explicado que el Ayuntamiento incluyó en el pliego de condiciones para la adjudicación el convenio colectivo vigente en ese momento para establecer la valoración del precio a pagar a la contrata y si a posteriori hay modificaciones, deberán ser asumidas por empresa y trabajadores. En todo caso, ha mostrado su esperanza en que las dos partes pongan “de su parte” para llegar a un acuerdo.

 

Reunión con los vecinos

La reunión con la Subdelegación del Gobierno ha servido, según Llorens, para programar el “correcto cumplimiento” de los servicios mínimos y para abordar cuestiones de “salubridad pública” por si el paro “se prolonga algunos días más”.

En este sentido, la Concejalía de Atención Urbana pondrá un sistema de información a disposición de los ciudadanos y habrá una reunión con las asociaciones de vecinos para establecer “medidas que minimicen los efectos de la huelga”.

El edil ha pedido “concienciación y participación” a los alicantinos, a quienes ha pedido que mantengan las bolsas de basura “el mayor tiempo posible” en sus casas y aprovechen para reciclar.

 

Reivindicaciones de los trabajadores

El comité de empresa de la UTE-Alicante ha hecho público el documento que entregó el jueves al concejal de Atención Urbana, en la que denuncian que la empresa “quita” a los trabajadores “8 días de vacaciones” y por tanto “roba” a los ciudadanos, que según el comité, han “asumido y pagado” esas vacaciones.

En el documento, al que ha tenido acceso Europa Press este viernes, los trabajadores resumen en cuatro puntos su postura después de rechazar con un “no rotundo” el principio de acuerdo para firmar un nuevo convenio colectivo.

Los trabajadores de la UTE-Alicante afirman que “el ciudadano paga los ocho días –de vacaciones–, a nosotros nos los quita la empresa y el dinero –de esos días, unos 480.000 euros según los trabajadores–, se los chupa la empresa o el de siempre, el del yate”. Una situación ante la que el comité de empresa ha expresado su “deseo” de que “la cuantía” se descuente de la facturación a la UTE-Alicante.

A juicio de los trabajadores, la propuesta de UTE-Alicante para el nuevo convenio con reducción del horario en “10 minutos” cada día, 8 días menos de vacaciones, generará “más suciedad” y “más presión” que derivarán “en más absentismo” que “en ningún caso la empresa va a cubrir”. Además, el comité de empresa se ha ofrecido a “filtrar” al concejal de Atención Urbana, Andrés Llorens, “el absentismo real no cubierto”.

Por otra parte, acusan a la UTE de aplicar “recortes” en la plantilla mientras, aseguran, la directiva mantiene “supersueldazos” que “salen del dinero del ciudadano” y “privilegios”, al tiempo que reiteran que “desean ser aliados del ciudadano”.