El peculiar juicio de Elisa Díaz

La diputada popular, Elisa Díaz, vivió este martes un juicio un tanto peculiar ya que entró acusada e incluso el ministerio público pedía un año y medio de cárcel por supuestamente dejar sorda a otra mujer tras una bofetada y salió absuelta y como víctima de lesiones. El fiscal retiró los cargos contra Díaz y, además, solicitó a la otra mujer -antes la víctima- que pagara una multa de 800 euros a la diputada.

Los testigos y los informes médicos demostraron que la víctima en el inicio del juicio -una mujer inglesa- no estaba sorda y que ya había protagonizado otros altercados anteriores. E incluso se demostró que Jasmine era practicante de boxeo. Tras esto, el abogado de Jasmine reconoció que su defendida no estaba sorda y rebajó la petición de pena para Díaz en su alegato final.

Díaz -hija del exalcalde de Alicante, Luis Díaz Alperi- declaró en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) que no abofeteó a la otra persona y que solo le tapó la boca para que no le escupiera. Por lo que finalmente, el fiscal retiró la acusación a la diputada popular.

Los hechos tuvieron lugar el 14 de agosto de 2013 en un albergue de animales en la localidad de San Bartolomé-Orihuela en la que las dos eran voluntarias. Allí, ambas tuvieron una discusión.