Extrabajadores de RTVV dispuestos a negociar la reapertura del ente autonómico

El comité de empresa de Radiotelevisión Valenciana (RTVV) afirma que está preparado para empezar las negociaciones para la reapertura pero “sin improvisaciones ni provisionalidades”. Así se lo han trasladado al jefe del Consell Ximo Puig. Además en la carta abierta de los sindicatos, aseguran que no acusarán a Puig de incumplir promesas electorales si finalmente RTVV no reiniciara sus emisiones el próximo 9 d’Octubre. Los extrabajadores de este ente público dicen haber sido «especialmente maltratados por la anterior dirección» y la reapertura debe estar marcada por «empezar las emisiones con todas las garantías y con la calidad que se merece el Pueblo valenciano».

Respecto a la posibilidad de emitir provisionalmente a través del Canal Generalitat Valenciana, el comité de empresa dice no tornarse seriamente esa posibilidad, ya que este procedimiento «no llevaría a ningún sitio, complicaría la reapertura de RTVV y transmitiría el peor de los mensajes que puede dirigirse a la sociedad valenciana a día de hoy: que el objetivo de poner en marcha la radiotelevisión autonómica no tiene más finalidad que permitir que salgan los políticos de turno».

Los sindicatos insisten en que no se puede «hacer una caricatura de la sociedad valenciana ni un subproducto”, añaden que no son el “problema” para reabrir sino “parte de la solución” y se muestran dispuestos «a colaborar desde el rigor y la flexibilidad, aportando las soluciones que la compleja situación requiere». Asimismo, aseguran que entenderían comenzar las emisiones con un número reducido de trabajadores, aunque siempre enmarcado en un acuerdo laboral previo dentro de una marco global que de solución a la situación de los extrabajadores de RTVV.

Por lo que se refiere al tamaño de la plantilla de RTVV, admiten que será reestructurar la anterior plantilla, pero apostillan que la cifra definitiva de trabajadores que la componga no debería ser «muy diferente en dimensión de la que hay en el resto de comunidades de características parecidas a la nuestra». Por último, aseguran que cualquier acuerdo alcanzado debe ser económicamente sostenible.