Fabra asiste a la celebración del Día de la Constitución

 

 

El Congreso de los Diputados acogió este viernes el acto central de celebración del Día de la Constitución en pleno debate político sobre la conveniencia o no de reformar la Carta Magna, que mañana cumple treinta y cinco años.

Los presidentes del Congreso, Jesús Posada, y del Senado, Pío García Escudero, presidieron conjuntamente este acto que acoge la cámara baja y al que asistió el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, junto a otros cuatro presidentes autonómicos.

Hasta 1.733 invitaciones han cursado las Cortes, dirigidas al Gobierno, los parlamentarios, representantes de las altas instituciones del Estado, gobernantes y representantes políticos autonómicos y personalidades de la sociedad civil.

Posada y García Escudero recibieron a eso del mediodía a los invitados en la entrada del Palacio de la Carrera de San Jerónimo. Después se dirigieron al salón de conferencias, más conocido como el Salón de Pasos Perdidos, en el que Jesús Posada dirigirá unas palabras a los asistentes.

Un año más, los representantes de los partidos nacionalistas en el Parlamento no acudieron a esta celebración, en un momento en el que las pretensiones soberanistas en Cataluña copan buena parte del debate político español.

Pero además, la celebración de este año contó con muy pocos gobernantes autonómicos: sólo cinco presidentes -las de Aragón y Castilla-La Mancha y los de la Comunidad Valenciana, Murcia y Canarias- han confirmado su asistencia, frente a otros doce que no acudieron.

Así, no estuvieron mañana en el Congreso los presidentes de Andalucía, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, La Rioja, Madrid, Navarra y País Vasco.

En el caso de la Izquierda Plural, ni el líder de IU Cayo Lara, ni el portavoz de este grupo, José Luis Centella, acudieron al acto por encontrarse en Cuba en una visita para estrechar lazos con el partido comunista de ese país.

Este año, el aniversario de la Constitución se produce en un momento en el que prácticamente toda la oposición reclama la reforma de la ley fundamental del país, vigente desde 1978.

Desde el Gobierno se insiste en que para reformar la Carta Magna es necesario, al menos, un consenso previo sobre los asuntos a debatir, y disposición negociadora por todas las partes, algo que no se da en estos momentos, y ante el desafío independentista subraya que hay aspectos de la Constitución inamovibles, como el que garantiza la unidad del país y el que otorga la soberanía a todos los españoles.

Antes de la celebración en el Congreso, el Estado Mayor de la Defensa procedió al solemne izado de la bandera española en los jardines del descubrimiento de la Plaza de Colón.

Los encargados de presidir el izado son también los presidentes del Congreso y del Senado, a quienes acompañaron el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante general Fernando García Sánchez, y una amplia representación de los tres ejércitos y la guardia civil.