Fabra destaca que el Consell invierte 340 millones en la mejora de vida de los mayores

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha destacado este miércoles que el Consell dedica más de 340 millones de euros para mejorar la calidad de vida de los mayores.

Según informa la Generalitat, así lo ha indicado durante la inauguración de un centro de día en Riba-roja (Valencia), en la que ha valorado el trabajo de su gobierno “por la sociedad y por las personas que necesitan atención”, que les lleva a dedicar “cada euro” a mejorar la vida de los ciudadanos de la Comunitat.

Se trata de un nuevo centro municipal con gestión privada que se puso en funcionamiento tras la rehabilitación del antiguo Convento de las Monjas que lo acoge, a través de dos escuelas taller de la Conselleria de Economía, Industria, Turismo y Empleo, y en el que la Conselleria de Bienestar Social subvenciona 25 de sus 55 plazas.

Fabra ha resaltado que el trabajo de los alumnos de las escuelas taller ha permitido “dar un recurso social destinado a atender a personas mayores dependientes y, al mismo tiempo, ofrecer formación e inserción laboral a jóvenes para encontrar trabajo”.

Además, ha apuntado que estos jóvenes “adquieren una experiencia que les sirve para poder encontrar un puesto de trabajo”.

La Generalitat ha contribuido al equipamiento del centro, en el que los usuarios contarán con atención profesional, preventiva, sanitaria, social y de rehabilitación.

Fabra ha remarcado el esfuerzo conjunto entre el Ayuntamiento de Riba-roja y la Generalitat para la construcción del centro, así como su apuesta por devolver a las personas mayores “todo el esfuerzo que han realizado en su vida por la sociedad a través de este centro”.

De los más de 340 millones invertidos en 2014, 191 son para mantener la red de residencias y centros de día, que cuenta con 27.525 plazas residenciales y 5.214 plazas de centros de día; cerca de 129 millones para atención de prestaciones económicas para dependencia (casi el 90 por ciento destinado a personas mayores dependientes como los usuarios del centro de Riba-roja), y 20 millones dirigidos a programas de envejecimiento activo y saludable.