Fabra lidera la cumbre por una financiación mejor

Los presidentes de la Comunitat Valenciana, Alberto Fabra, de Baleares, José Ramón Bauzá, y de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, se reúnen hoy en Valencia para proponer una mejora del sistema de financiación. La cumbre, que se desarrolla en estos momentos en el Palau de la Generalitat, busca un modelo que sea “más justo, solidario y equitativo en todos los territorios”, en palabras del jefe del Consell.

Este encuentro se produce tras los contactos mantenidos en las últimas semanas entre los dirigentes de las tres autonomías. La Comunitat Valenciana, Baleares y Murcia parten de un diagnóstico similar, ya que reciben una financiación por debajo de la media de las autonomías. Así, su intención es “diseñar una estrategia conjunta que corrija las desigualdades” que sufren con el actual sistema.

Las bases de esa posición son la ruptura del ‘statu quo’, que el nuevo modelo cubra los servicios básicos de sanidad, educación y bienestar social en condiciones de igualdad y con independencia del nivel de renta, así como que se acoja a criterios de población.

El propio Fabra celebraba la semana pasada, tras la convención del PP en Valladolid, el compromiso expreso por parte del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con un nuevo modelo de financiación “dirigido hacia las personas”. La presión tanto de la Generalitat como del sector empresarial “ha calado”, según el jefe del Consell.

La publicación de las balanzas fiscales de las comunidades autónomas esta pasada semana ha puesto en evidencia la infrafinanciación de la Comunitat Valenciana, que fue la sexta autonomía en recepción de fondos del Estado en 2011, con 3.194 millones de euros, por detrás de Madrid (11.500), Cataluña (8.114), Andalucía (7.500), Galicia (4.037,6) y Castilla y León (3.216,7).

Estos datos muestran, en palabras del conceller de Hacienda y Administración Pública, Juan Carlos Moragues, que la financiación de la Comunitat Valenciana está muy por debajo de su aportación al PIB y de su peso poblacional. Y esto es lo que la propuesta que emane de la cumbre con Baleares y Murcia aspira a corregir.