Fabra propone elección directa para los diputados y votar a un diputado por comarca

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, está decidido a acometer una profunda reforma del sistema electoral valenciano. Así lo desveló este lunes durante la conferencia que pronunció en el Club Siglo XXI en Madrid. Durante su intervención, el jefe del Consell propuso que cada comarca o partido judicial de la Comunidad Valenciana pueda elegir, al menos, a un diputado en Les Corts.

Fabra intervino en este foro en el marco del ciclo ‘Nuevos tiempos de reformas’. El acto estuvo presentado por Eduardo Zaplana, primer presidente de la Generalitat con el PPCV.

Durante su intervención, Fabra habló de los cuatro asuntos que, a su entender, tienen preferencia en su agenda como presidente de la Generalitat. Estos son la imagen de la Comunidad Valenciana, la necesidad de nuevos cauces de participación ciudadana, la reforma de la administración pública de la Generalitat y la reforma del modelo de financiación autonómica.

Tras defender que la imagen de la Comunidad Valenciana es mucho más que los casos de corrupción que se conocen, y admitir que la confianza de la ciudadanía en la clase política está en decadencia, el jefe del Consell propuso algunas fórmulas para tratar de revertir este distanciamiento. Entre ellas, una reforma del sistema electoral autonómico.

Así, Fabra apostó por que un nuevo mecanismo de elección de los representantes políticos permita a los ciudadanos la votación directa de, “al menos, un diputado por cada una de las comarcas o partidos judiciales” de la Comunidad Valenciana. De esta manera, alrededor de un tercio de los diputados de Les Corts serían elegidos directamente por la ciudadanía de entre sus propios vecinos.

Con este mecanismo, explicó, se conseguiría una mayor proximidad entre el candidato y los votantes, además de una mejor representatividad territorial y una mayor responsabilidad del diputado para con los vecinos y la comarca por la que ha sido elegido.

 

Elección directa de un tercio de los diputados

Fabra también ha anunciado que propondrá un “cambio profundo” de la ley electoral autonómica para que al menos un tercio de los diputados de las Cortes de la Comunitat Valenciana sean elegidos directamente por los ciudadanos “entre sus propios vecinos”.

“Con este objetivo, voy a proponer un cambio profundo de nuestro sistema electoral autonómico, que permita a los ciudadanos la elección directa de, al menos, un diputado en cada una de sus comarcas o partidos judiciales –ha adelantado–. De esta manera, un tercio como mínimo de todos los diputados de la Cámara serán elegidos directamente por los ciudadanos entre sus propios vecinos”.

Se trata de que “cualquier persona con avales suficientes pudiera ser representante de su comarca o partido judicial” y que los otros dos tercios del Parlamento mantuviesen la “representación tradicional”, ha precisado.

De esta manera se conseguirá, a su juicio, “mayor proximidad entre el candidato y su elector, mayor representatividad territorial y responsabilidad directa del diputado”, ha resumido el presidente valenciano, que cree que además así se rescata para la gestión autonómica “lo mejor” de la municipal, que es la relación y cercanía con las personas.

Paralelamente, el presidente de la Generalitat también lanzó otra propuesta para que la participación de la ciudadanía en los asuntos públicos no se limite a votar en las elecciones cada cuatro años. Se trata de intercalar, entre los períodos de sesiones de Les Corts, debates en los que participen los ciudadanos a través de las asociaciones de la sociedad civil, que hagan llegar a los grupos parlamentarios sus propuestas e iniciativas legislativas.

En otro orden de cosas, Fabra se mostró también dispuesto a profundizar en la reforma de la administración autonómica, para que su estructura sea “cada vez más reducida y racional”. En este sentido, defendió que se está eliminando la burocracia “innecesaria” y agilizando las gestiones para ciudadanos y empresas.

Pero para que la administración valenciana sea sostenible, recordó el presidente de la Generalitat, también es necesaria una financiación autonómica que lo haga posible. Así, recordó que la sanidad, la educación y las prestaciones sociales cuestan a los valencianos 10.000 millones de euros, de los que sólo se perciben por parte del Estado 8.200 millones. Esa diferencia, afirmó, “nos obliga a incurrir en más deuda”.

Tras esta reivindicación histórica, Fabra finalizó con una reflexión de confianza “en el futuro de España”. El jefe del Consell se mostró optimista frente a la crisis porque “los valencianos y españoles tenemos unas tremendas ganas de trabajar, de mejorar y de seguir creciendo”. Además, destacó que desde la Comunidad Valenciana, sus ciudadanos y gobernantes “defendemos con lealtad el proyecto común del que todos formamos parte, que tiene futuro y se llama España”.