El final de las puertas giratorias

Alcaraz: "La 'Generalitat Respon #SenseFiltres' promueve la democracia de proximidad a la ciudadanía"

El final de las puertas giratorias. Es el objetivo del nuevo Gobierno valenciano ante la proposición de ley presentada por Compromís donde se pretende regular el régimen de incompatibilidades de los altos cargos así como también, por primera vez, se quiere limitar en asesores y altos funcionarios.

Así lo anunciaba el Conseller de Transparencia, Manuel Alcaraz. Una propuesta que endurece las puertas giratorias que todos estos cargos tenían una vez que finalizaban su trayectoria profesional en las administraciones públicas para pasar a ejercer su labor en empresas privadas.

Hay una gran lista, a nivel nacional, de reconocidos políticos que han hecho uso de estas puertas giratorias entre ellos dos ex presidentes del gobierno estatal como José María Aznar o Felipe González en empresas eléctricas. Un debate que siempre ha estado servido, ya que ocupan cargos en empresas que ellos mismos privatizaron durante su estancia como presidentes del gobierno.

No obstante, si se aprobara esta ley de incompatibilidades para los altos cargos, la Comunidad Valenciana daría un paso adelante aplicando una ley que aún no se sostiene en la resta de autonomías.

Un anuncio del gobierno valenciano que ha causado un gran revuelo entre los sindicatos, ya que afectaría directamente a funcionarios públicos. Una ley que englobaría de incompatibilidades, también, a secretarios autonómicos o directores generales. Así como todas aquellas personas que formen parte de las “instituciones estatuarias”, tal como indicó Manuel Alcaraz. Aquí se incluyen instituciones como el Consell Valencià de Cultura (CVC), Consell Jurídic Consultiu, Academia Valenciana de la Lengua (AVL), Comité Económico Social, y la Sindicatura de Comptes y de Greuges.

Esta proposición de ley para terminar con las puertas giratorias da un paso más allá y, en caso de aprobarse, se establecería este régimen de incompatibilidades los cinco años después del cese del cargo, donde no podrían ser contratados por empresas privadas.

Un paso para dar comienzo al fin de las puertas giratorias que siempre ha generado gran revuelo ante la sociedad y que, desde el gobierno valenciano, pretenden establecer estas incompatibilidades para que se adecue a la realidad actual.

Artículo escrito por Emma Tomás