“Fromlostianos” con suerte en Valencia

Traducir literalmente expresiones del castellano al inglés es una práctica muy divertida, hasta el punto de haberla integrado de forma inconsciente en nuestras conversaciones. Pero también es muy peligrosa, especialmente para aquellos eternos estudiantes del idioma que manejan determinado vocabulario pero no terminan de desenvolverse con él. Y los españoles tenemos fama de chapurrear la lengua anglosajona y acabar haciéndonos entender por nuestra simpatía aún hoy, en el siglo XXI.

El idioma “fromlostiano”, que nació como término en 1995, con la publicación del libro From Lost to the River, de Federico López Socasau y Ignacio Ochoa Santamaría, contribuye al mundo de los chascarrillos. ¿Quién no ha oído y utilizado expresiones como precisamente la que da nombre a esta corriente (para expresar “de perdidos al río”) o se siente creador de algunas otras y cuanto más absurdas mejor? 

Ejemplos hay miles: “to make pineapple” por “hacer piña”, “to the third goes the defeated” por “a la tercera va la vencida”, “go to know” por “vete a saber”, “oysters, little Peter!” por “¡Ostras, Pedrín!”, “to stupid words, deaf ears” por “a palabras necias, oídos sordos”, “I sign up for a bombing” por “me apunto a un bombardeo”, “go to fry asparagus” por “vete a freír espárragos”), “today is going to be the milk” por “hoy va a ser la leche”… y, así, suma y sigue (o “add and continue”).

Ahora ya, para rizar el rizo y con este espíritu, llega a Valencia el “Chorradingenglish”. Se trata de un concurso que ha lanzado la academia Alos Idiomas para, a partir de la originalidad y la diversión, encontrar a personas que quieran aprender inglés y sólo se permitan utilizar de forma anecdótica e intencionada esta técnica de poner el refranero patas arriba (¿o “pins for up”?).

La primera edición de esta juego acaba de arrancar y los interesados podrán participar hasta el 2 de mayo, enviando y compartiendo en una red social fotografías  y vídeos “simulando, solos o con amigos, la “chorradingenglish” en cuestión y con un cartel donde aparezca la expresión y su traducción”, explican desde Alos Idiomas. “El objetivo es encontrar a la persona más original y con más gracia de Valencia” y también premiar a los más valientes con un curso intensivo de inglés valorado en 250 euros.

Y es que, acostumbrados a hablar tal y como escribimos, los españoles cometemos muchos errores gramaticales a la hora de estudiar otro idioma. Con el inglés, ya lo indicaba el Cambridge English Corpus a principios de año: el 30% de los fallos cometidos son gramaticales. Así lo revelaba un estudio con más de 200.000 alumnos.

Otra piedra en el zapato de los españoles es el uso de los conocidos “false friends”, palabras que tienen una escritura similar pero que no tienen significado igual ni parecido y llevan a graves confusiones. Por ejemplo, “actually”, en inglés, que significa “en realidad” y nuestro cerebro nos remite a “actualmente”. O “assist” que significa “ayudar” poro que tendemos a traducir como “asistir”. O “advise” que confundimos con “avisar” y significa “aconsejar”…

Suprimir o añadir letras delante o detrás de algunas palabras también es un fallo muy común. Una cuestión de la que el propio valenciano suele ser también víctima de cara a algunos castellanoparlantes de fuera o dentro de la Comunitat Valenciana creyendo que así de fácil es construir y controlar una lengua.