Gaspar se fía a la espontaneidad

El alcalde de Faura y aspirante a cabeza de lista del PSPV a la Generalitat, Toni Gaspar, celebró ayer un modesto acto de presentación de candidatura que contrastó con el multitudinario encuentro que había organizado su oponente en las primarias, Ximo Puig. Gaspar logró congregar a algo más de 200 personas en el patio interior del edificio de La Nau, de la Universitat de Valencia, en una puesta en escena muy recogida, casi íntima. Es su sello, el valor que quiere transmitir: cercanía, naturalidad, espontaneidad.

La misma que derrochó la maestra de ceremonias. Caridad, una ama de casa conocida de Gaspar, que no es militante del PSPV pero que se ofreció a abrir el acto y presentar a su candidato. En su breve intervención, Caridad habló de la necesidad en la izquierda valenciana de tener un referente, un líder que conecte con la sociedad.

Gaspar tomó la palabra para hacer hincapié en la importancia de la celebración de las primarias abiertas en el PSPV. Se trata de un proceso que se celebra por primera vez entre los socialistas, que el próximo 9 de marzo elegirán al candidato del partido en las elecciones autonómicas de 2015. El alcalde de Faura explicó que es necesario llevar a cabo un compromiso de transparencia con la ciudadanía, y que empieza con acciones como la de involucrarla en la elección de su cartel.

Después de Gaspar intervinieron una docena de personas para plantearle al precandidato algunas cuestiones sobre sus propuestas de gobierno. Entre otros temas, se mostró cauto sobre el futuro de Radiotelevisión Valenciana. Antes de reabrirla, dijo, habrá que estudiar en qué situación jurídica se encuentra el ente y establecer una normativa que establezca el papel del periodista en este medio de comunicación público. También habló de financiación, para admitir que la Comunitat Valenciana vivía una situación injusta que ningún Gobierno de España, de ningún color, ha sabido solucionar.

Entre los asistentes a los ‘Diàlegs Primàries’ había sobre todo jóvenes y personas más mayores que reconocían sentirse desencantados con la política y con el socialismo. El equipo de Gaspar confía en reclutar a esa parte del partido y de la ciudadanía más dudosa pero, de momento, no quieren dar pistas sobre el número de avales que ha conseguido. Esperan ser la sorpresa, el golpe de espontaneidad que dé la vuelta al “no van a llegar”.